La historia del bate con corcho de Sammy Sosa en 2003 ha sido bien documentada, pero eso no se compara con la historia del bate con corcho de Albert Belle en 1994.

Antes de la huelga, Belle llevó a los Indios a un récord de 66-47 y había incendiado la Liga Americana con un promedio de .357, 36 HR y 101 carreras impulsadas. Sin embargo, el manager de los Medias Blancas,Gene Lamont, había recibido un rumor sobre que el éxito de Belle se debia a un bate con corcho. Después de todo, Belle nunca había bateado por encima de .290 en ninguna de sus cinco temporadas anteriores. Lamont luego desafió el bate de Belle durante la primera entrada de su próximo enfrentamiento con los Indios. El jefe de los Umpires, Dave Phillips, confiscó el bate y lo encerró en el vestuario de los árbitros hasta que se pudiera realizar un examen más detenido.

Ahí fue donde las cosas se pusieron raras.

Conociendo la importancia de Belle para el equipo y sabiendo que el bate estaba tapado con corcho, los indios idearon un plan. El lanzador de relevo medio de 25 años, Jason Grimsley, accedería al vestidor de los árbitros quitando plafones del falso techo, subiría y atravesaría el espacio de los arbitros con una linterna en la boca y cambiaría el bate de Belle por uno que no estuviera encorchado. El único problema era que todos y cada uno de los bates de Albert Belle estaban encorchados. Grimsely se vió obligado a tomar el bate de su compañero de equipo Paul Sorrento como reemplazo.

Después del juego, el arbitro Phillips notó que el bate no era el mismo que le había quitado a Belle. Tenia un  sello de firma de Paul Sorrento. Los Indios afirmaron ser inocentes y la MLB llevó a un agente del FBI a Cleveland para realizar una investigación completa. Esto reveló el camino del perpetrador e inmediatamente después se ordenó a los Indios que presentaran el bate original de Belle.

Poco después, se determinó que el bate estaba encorchado. Belle finalmente cumplió una suspensión de 7 juegos. No fue hasta una entrevista con el New York Times en 1999 que Jason Grimsley reveló que él era el jugador que había realizado el ilustre robo del bate. Dijo que había usado el bate de Sorrento para reemplazar el de Belle porque todos los bates de Belle estaban encorchados. Esta historia fue corroborada por el campocorto de los Indios, Omar Vizquel, en su libro de 2002, donde confirmó que todos los bates de Belle estaban acorchados.

En un principio se podía inferir que el éxito en 1994 de Belle se debía al bate con corcho. Sin embargo, luego de la suspensión en dicho año seria muy osado seguir usando dichos bates tras esa temporada. Tuvo un OPS de .997 entre 1995 y 1998 con 177 jonrones y 542 remolcadas.