Sin mucho ruido y de a poquito, Néstor Cortes Jr se abrió paso con los Yankees en 2021, no solo por ese bigote a la vieja usanza sino por su pitcheo fino e inteligente, el mismo que le sacó las castañas del fuego al manager Aaron Boone en varias oportunidades.

El cubano se ganó a golpe de su buen rendimiento el puesto de quinto abridor y no solo cumplió con los Mulos, sino que subió la parada competitiva rumbo a la campaña de 2022.

Ahí están sus casi 100 entradas lanzadas y su promedio de limpias de 2.90 y si en un momento el posible del prospecto Jordan Montgomery se perdió, de pronto Cortes salió y asumió jalones como el zurdo más imponente de la franquicia del Bronx.

Más que números

En diez años del momento inicial, de aquella firma que sorprendió a todos, cuando los Yankees le ofrecieron un contrato a Cortes el 12 de julio de 2013.

En diez años cambian muchas cosas y hoy a sus 27 años queda muy poco de ese muchacho que daba sus primeros pasos al máximo nivel del béisbol.

El criollo ha sumado experiencia, en las Ligas Invernales, como la LIDOM, en su estancia con los Orioles de Baltimore; en estas etapas siempre su vocación de trabajo lo ha llevado al éxito.

Lo que más impresiona del cubano, es que no todos pueden asumir el uniforme a rayas de los Yankees, pues la presión es inmensa al pararse en medio del box ahí en el corazón de la Gran Manzana.

Y Cortes lo ha hecho, tal parece que estuvo toda la vida y hasta ha buscado su sello particular con el famoso bigote.

Mentalidad ganadora

Para entender el impacto de Cortes debemos mirar por encima de sus registros, de sus whip de 1.08 y sus 103 ponches; hay que ir más allá en el análisis y constatar que en muchas ocasiones fue el hombre encargado de hacer las labores de contención en partidos importantes, es decir, mantuvo la ventaja o preservo una diferencia corta para que los Bombarderos llegaran cómodos a los finales.

Después del Juego de Estrellas, cuando acaeció la remontada de los Mulos con la racha ganadora que llevo al equipo a contender a la larga por el comodín de la Liga Americana; ahí Cortes fue un jugador importante; frentes a los Orioles, los Medias Blancas, en el Fenway Park…el cubano mostró su potencial, el mismo por el cual lo habían firmado en 2013.

Desde 2016 (José Fernández) un cubano no daba 11 o + SO en MLB.

La idea para 2022

Los números generales de Néstor Cortes Jr en la Gran Carpa lo dicen todo, en 64 partidos registra marca de 7-5 con un promedio de limpias de 4.66 y 183 ponches en 172 entradas de labor; se trata de un pitcher ganador.

Rumbo a la campaña del presente año, teniendo en cuenta la presión que podría tener para los equipos una temporada recortada el rol del antillano vuelve a ser vital dentro de los Yankees, como relevista o abridor; ya Cortes ha demostrado que hace el trabajo bien donde le pongan.

Ahora, si el regreso de Luis Severino puede volver a poner las cosas apretadas para el conformar el staff de los Mulos; como quiera la opción del quinto puesto luce accesible para el talentoso zurdo.

Lo que se impone por su propio peso es que Néstor Cortes Jr ha dejado bien alta la parada en este 2022, y con eso, hay que darle siempre el beneficio de la duda.