Que el venezolano Miguel Cabrera será parte del Salón de la Fama de Cooperstown una vez que se retiro es un secreto a voces. Su talento ha impregnado durante casi 20 años el béisbol de las Grandes Ligas y sus hazañas seguramente perdurarán muchos años más allá de su retiro.

Durante mucho tiempo fue considerado el mejor pelotero de todo el béisbol, algo no menor si consideramos que jugó en una época donde hubo infinidad de estrellas compartiendo el Big Show con él. Sus premios hablan por sí solos y sus números mucho más.

LEER MÁS: Aaron Judge no soporta ver a Vladimir Guerrero Jr.

Hablando de números, la campaña 2022 tiene algo especial. Aunque ya Miggy no sea el de antes, cuando este ciclo inició solo 13 imparables le separaban de los astronómicos 3 mil, una cifra sobre la cual se han montado un total de apenas 32 peloteros en los más de 100 años de historia que tiene la MLB.

A pasos agigantados

Antes de iniciar el juego de hoy, ya Cabrerita se encontraba a nada más y nada menos que solo 9 indiscutibles de la meta. Ya había conectado 4 hits en 6 juegos, cuestión que lo propulsaba hacia los 3 mil de manera rápida y muy firme.

No obstante, parece que no quiere esperar mucho, puesto que hoy contra los Reales de Kansas City ha pegado un trío de incogibles más, y todavía el juego no acaba. Mientras está por finalizar la sexta entrada, Tigers y Royals empatan a 2 carreras.

Los 2 de hoy

Alineado como quinto en el orden de Detroit, Miguel tuvo su primer turno en la parte alta del segundo capítulo frente al experimentado derecho Zack Greinke. En conteo de 0 bolas y 1 strike se encargó de batear con destreza la bola hacia el jardín izquierdo de manera sólida.

2 episodios más tarde, repetiría la tónica, pero esta vez más hacia la raya del left. Sería otro hit más para el dorsal 24 que hoy va de 3-3 con una carrera anotada, ya que en el sexto inning volvería a aplicar la misma dosis hacia la banda contraria.

 

De momento, podrían quedarle 1 o 2 turnos más al bate. Estaremos pendiente ante lo que pueda ocurrir, pues parece que el oriundo de Maracay, Estado Aragua, pretende hacer historia más temprano que tarde.