¡Ay que me quemo! El venezolano Ronald Acuña Jr. se llevó un gran susto este lunes en el Derby de Jonrones cuando unos dispositivos colocados detrás de los jugadores lanzaron llamas y lo hicieron saltar del miedo.

El divertido incidente se produjo en el Dodger Stadium, durante la presentación de los jugadores que minutos más tarde participarían en la competencia de vuelacercas previa al Juego de Estrellas de mañana martes.

En el momento en que el dominicano Juan José Soto subió a una pequeña tarima para saludar a su coterráneo José Ramírez, se activaron los mencionados dispositivos, que lanzaron llamas con gran fuerza y a una altura considerable; justo detrás de Acuña Jr. y los otros grandeligas que se iban colocando en el escenario.

De hecho el venezolano no fue el único que saltó del miedo. También Ramírez, Soto y Julio Rodríguez - de los Marineros de Seattle- se llevaron una buena impresión con lo que pasó detrás de ellos. Aunque fue el jardinero venezolano de Atlanta quien pareció sentir más el calor a sus espaldas, porque incluso se llevó una mano a la parte posterior de su cuello.

Literalmente, Acuña resultó quemado esta tarde en el Dodger Stadium, porque fue eliminado en la primera ronda de la exigente competencia por Pete Alonso. El toletero de los Mets y vigente doble campeón del Derby conectó 20 cuadrangulares y Acuña sacó 19. Uno de estos estacazos de Acuña salió del estadio a una distancia de 436 pies; su batazo más largo de la jornada.

 

Para Acuña fue su segunda participación en Home Run Derby. En el 2019 casi deja fuera a Alonso en las semifinales. Después de dar 25 batazos de vuelta completa en la primera ronda para despachar a Josh Bell, la estrella de los Bravos siguió con 19 más ante Alonso, que sin embargo lo empató faltando menos de 10 segundos y lo dejó “en el terreno” antes de que sonara la campana.