Ningún equipo en los deportes profesionales está más agobiado psicológicamente por la idea del éxito que los Yankees de Nueva York. Sin embargo, han pasado 12 temporadas desde su aparición más reciente en la Serie Mundial. Ocho equipos diferentes han ganado campeonatos desde entonces, incluidos los Medias Rojas, dos veces. Su fórmula no ha funcionado. Su fórmula parecía insuficiente para el clima competitivo actual durante su campaña de temporada más reciente.

Aaron Boone, su manager de las últimas cuatro temporadas, está entrando en la temporada baja con un contrato que expira y un futuro incierto con la organización. Su as se verá obligado a quedarse sentado en un año en el que siguió un comienzo de temporada de 1.78 ERA con una conclusión de 4.15 ERA después de que MLB tomó medidas enérgicas contra los lanzadores que usan sustancias extrañas ilegales. Brett Gardner, su jugador con más tiempo en el cargo y la única continuidad que queda entre los Yankees y su equipo de campeonato de 2009, finalmente puede retirarse. Brian Cashman, su gerente general desde hace mucho tiempo, tendrá que reconfigurar una lista que parece construida para una marca de béisbol de jonrón o fracaso, con un corrido de bases y defensa deprimentes.

En el lineup de los Yankees en la noche del martes, solo 3 bateadores fueron durante la temporada bateadores por encima del promedio: Aaron Judge, Giancarlo Stanton y Anthony Rizzo. Fuera de los tres mosqueteros el lineup de los Yankees daba asco, como lo dio en la mayor parte de la temporada.

Gary Sánchez volvió a luchar en el plato, lo que parecía ser cuestión de ajustes es la nueva realidad del receptor dominicano, es un bateador por debajo del promedio eterno candidato a batear .200 sin hacer nada extraordinario en materia de poder para recompensar su promedio de bateo y porcentaje de embasarse bajos. El segunda base con mas jonrones en el 2019, Gleyber Torres, que se las arreglo para conectar 38 jonrones hace 3 temporadas también se las ha arreglado para conectar solo 12 en una muestra mucho mayor en las últimas dos temporadas. Brett Gardner solo es titular por necesidad, Joey Gallo fue aumento su tasa de ponches y disminuyo su tasa de extrabases arreglándoselas para ser en peor bateador Yankee en su estadía con el equipo, Andrew Velásquez es un jugador netamente defensivo y la fantasía de Gio Urshela quedo en el pasado. En el juego por el wildcard, los Yankees tenían una enorme cola que comenzaba desde su 4to bateador en el lineup.

El bateo es solo uno de los problemas parra los Yankees. El equipo lleno de camiones fue el segundo peor en corrido de bases de la liga solo superados en ineptitud por los Nacionales de Washignton.

Y como si fuera poco, fueron el 4to peor defensivo de toda MLB basado en las carreras defensivas salvadas. Gary Sanchez, Gleyber Torres y Brett Gardner estuvieron entre los tres peores defensores de su posición. Se pudiera argumentar que los Yankees tuvieron la peor línea central en términos defensivos en todo el beisbol.

Cuando tu bateo, corrido de bases y defensa apestan y tienes la tarea pendiente de realizar una leve mejora a tu picheo, la tarea es mucha. Brian Cashman tendrá un largo verano-invierno para restructurar a una franquicia históricamente glorioso pero actualmente deprimente.

.