Cuando falta poco menos de dos meses para que concluya la campaña regular, los Cardenales de San Luis están jugando a un ritmo endemoniado.

En junio pasado desalojaron de la punta de la división Central de la Nacional a los Cerveceros de Milwaukee. Y una de las razones de ese vuelo de altura es el explosivo bate de su súper estrella Nolan Arenado.

El antesalista de 31 años, ganador de cuatro Bates de Plata, encadena una seguidilla de ocho juegos conectando de hit. En ese lapso batea de 30-14 (.467) con ocho extrabases y 11 impulsadas.

El miércoles 10 destrozó a su antiguo equipo, los Rockies de Colorado, con el que saltó a las Mayores en 2013 y jugó ocho campañas antes de llegar a los pájaros rojos el año pasado.

El siete veces All Star bateó esa noche de 5-3 con jonrón, doblete, dos anotadas y dos impulsadas. Uno de esos vuelacercas antecedió a otro de la leyenda dominicana Albert Pujols, en los que los cronistas estadounidense gustan llamar un back to back.

Ese fue el vuelacercas número 23 de la temporada para el nacido en Newport Beach, California, que muestra este año números ajustados a su status de grandeliga top: 117 hits en 385 veces al bate (.314) con 23 Hr y 71 traídas a la goma.

Los Cardenales terminaron apaleando 9-5 a los rocosos; en un juego en el que, por cierto, Pujols quedó a un triple de batear el ciclo.

Y Arenado tuvo incluso oportunidad de lucirse a la defensiva. No lo olvidemos: tiene 9 Guantes de Oro. Miren esta clase de jugada:

Lo de Arenado no es cuento. Viene de ser declarado el Jugador Más Valioso de la Liga Nacional la pasada semana, cuando los Cardenales jugaron para un récord inmaculado de 6-0.

El antesalista bateó de 21-10 (.476) con tres jonrones, ocho empujadas y OPS de 1.560 y justificó con esos guarismos el ser distinguido por octava ocasión en su carrera como MVP.