Los Yankees de Nueva York de 2022 son un equipo de béisbol ridículamente bueno.

Las cosas van viento en popa en el Bronx: Aaron Judge es el favorito al Jugador Más Valioso de la Liga Americana, proyecta alcanzar los 60 jonrones, Anthony Rizzo y su bate más que oportuno, el pitcheo abridor ha sido completamente dominante, incluso Clay Holmes se ha convertido en uno de los mejores relevistas del béisbol.

Con marca de 39-15 (.722 W%), los Yankees están en camino de ganar 117 juegos. Sí, leíste bien, ¡117 juegos! Blue Jays y Tampa Bay se encuentran a 7 y 8 juegos respectivamente en la División Este de la Liga Americana de 'Los Mulos'.

Este gran despegue va más allá del gran momento de sus superestrellas. Las sorpresas más gratas vienen de las contribuciones inesperadas. Tales los casos de la explosión de Néstor Cortés Jr. y Clay Holmes. Pero podría decirse que nada más increíble que el  impresionante rendimiento de Matt Carpenter, de 36 años, que venía de ser uno de los peores bates en los últimos dos años en Las Mayores. Honestamente, todos tuvimos razón de pensar que Carpenter estaba acabado.

Y es que, no había que ser un super analista para ver lo que saltaba a la vista. La tendencia de la ofensiva de Carpenter cuando entró en los 30 no fue nada alentadora. No hubo indicios de que podría resurgir como un bateador productivo en MLB.

No es primera vez que Carpenter supera las expectativas. Fue un jugador que recibió un bono por firmar de $ 1,000 en la ronda 13 del Draft de la MLB de 2009 siendo un jugador de último año con 23 años y se convirtió en un tres veces All-Star que ganó más de $ 80 millones. Una figura relevante por varios años en San Luis, siendo bastante querido por la afición de los Cardenales.

Los Cardenales rechazaron su opción de $18.5 millones para la temporada 2022, incluso, si la historia de Matt Carpenter hubiera terminado ahí, hubiese concluido una gran carrera.

Matt, y su espíritu superviviente, volvió a luchar contra las probabilidades y no colgó sus clavos pese a que los Cardenales de San Luis, único equipo que había conocido, no lo necesitaba más.

En 2018, Carpenter seguía siendo un excelente bateador. Su 140 wRC+ ocupó el puesto 11 entre 140 bateadores calificados, y terminó noveno en la votación para el Jugador Más Valioso de la Liga Nacional. Sin embargo, eso fue hace cuatro años y una pandemia, y la disminución ha sido aguda y constante desde entonces. Sus 87 wRC+ de 2019 a 2021 ocuparon el puesto 196 entre 220 jugadores con al menos 800 apariciones en el plato en ese lapso.

El único punto luminoso de  Carpenter fue que seguía generando caminatas a un ritmo superior al promedio. Su tasa de bases por bolas del 13,3% siguió siendo una de las mejores de la liga. Aún así, claramente no estaba impactando en el juego, como cuando era una máquina de extrabases en 2018. La disciplina en el plato de Carpenter siguió siendo estelar, pero la falta de poder hizo que los Cardenales ya no lo vieran como una parte integral de su alineación.

Carpenter estaba perdiendo tiempo de juego, sus números no se parecían a los del candidato al MVP que alguna vez fue, y estaba entrando en su temporada de 36 años en 2022. Evidentemente la decisión de San Luis fue lógica.

Poco después de que se levantara el cierre patronal y se llegara a un nuevo CBA, Carpenter firmó un contrato de ligas menores con los Vigilantes de Texas. Después del entrenamiento de primavera, se reportó a Round Rock, donde fue uno de los jugadores más condecorados en Triple-A.

Por lo general, los jugadores con un tiempo significativo en la MLB, como Carpenter, firman acuerdos de ligas menores, incluyen una fecha de exclusión en la que el jugador puede solicitar su liberación si no cree que se presente una oportunidad en el nivel de las ligas mayores en el corto plazo. Aunque bateó bien en sus 21 juegos con Round Rock (.275/.379/.613 con seis jonrones, incluidos jonrones en sus últimos tres juegos con el Express), los Rangers decidieron no llamarlo, por lo que Carpenter lo pidió.

Una semana después, firmó con los Yankees de Nueva York y habló sobre cómo creía que había hecho algunos cambios en la temporada baja que lo ayudarían a volver a ser el bateador que era en 2018. Carpenter dijo que su buen comienzo en Triple-A lo puso optimista y que estaba de nuevo en forma.

Dicho y hecho. Días después se enfrentó contra Shohei Ohtani en su primer duelo con el uniforme de los Bombarderos y en seguida sacó la bola del parque de jonron.

Carpenter ha seguido causando daño a los rivales.

Matt Carpenter’s 2-run home run makes it 4-0 Yankees!🔥

Distance: 356 feet

Exit Velocity: 93.3 mph

En cuestión de semanas, Carpenter pasó de jugar contra un equipo llamado Space Cowboys frente a unos 3,000 fanáticos en Triple-A a conectar jonrones para el mejor equipo de béisbol frente a una estridente multitud de más de 40,000 espectadores en el Yankee Stadium.

Su permanencia en los Cardenales abarcó toda la era posterior a Albert Pujols en San Luis (y luego, por supuesto, Pujols regresó a San Luis justo cuando Carpenter partió). Carpenter hizo su debut en la MLB en 2011, pero apareció en solo siete juegos ese año y ninguno en la postemporada cuando San Luis se coronó campeón de Serie Mundial. Continuaría apareciendo en 50 juegos de postemporada con San Luis, pero no tiene anillo para mostrar como sí tienen las otras caras de la franquicia, como Adam Wainwright, Yadier Molina y Albert Pujols.

Ahora, Carpenter ha encontrado un nuevo hogar en un equipo con una oportunidad realmente buena de otorgarle un anillo de Serie Mundial.

Es difícil proyectar si Carpenter podrá mantener su lugar en el roster durante toda la temporada.

No obstante, Carpenter no parece tan preocupado por el tiempo de juego. Solo quiere ser parte de esta temporada de los Yankees y ayudar en todo lo que pueda.

Lo que sí, es que los Yankees han tenido un inicio maravilloso y parecieran destinados a algo grande en este 2022. ¿Se quedarán con todo finalmente este 2022?