Hoy se cumple, el 20 aniversario de los ataques del 11 de septiembre a las Torres Gemelas, y uno de los momentos más memorables en la historia del deporte ha resurgido en línea.

El tributo de los Cachorros a los socorristas esa noche fue perfecto, comenzando con el entonces jefe de marketing John McDonough, quien supervisó las conmovedoras ceremonias previas al juego.

Los Cachorros perdieron el juego de pelota ante los Astros de Houston, pero el toletero de los Cachorros Sammy Sosa, todavía en el apogeo de su popularidad en Chicago, puso el remate perfecto en la noche. La ex estrella de los Cachorros de Chicago, Sammy Sosa, hizo algo muy especial para los fanáticos el 27 de septiembre de 2001, que fue el primer juego en casa del equipo desde los ataques. Cuando comenzó el juego, Sosa corrió en el campo con una bandera estadounidense, lo que encendió a los fanáticos. Y durante el juego, Sosa conectó un jonrón y corrió las bases con una bandera estadounidense pequeña.

Sammy Sosa forever 🇺🇸

Nadie sabia de donde había salido la bandera. Salió del coach de primera base y miembro del salón de la fama Billy Williams, en declaraciones al Miami Herald expreso:

"Mucha gente no sabe cómo consiguió esa bandera", dijo. "Después del 11 de septiembre, volvimos a jugar y, por supuesto,lo teníamos planeado porque él conectaba jonrones con tanta frecuencia. El viento soplaba esa noche. No pensé que la pelota se fuera a salir. Tenía la bandera puesta en mi calcetín. Cuando Sammy conectó el jonrón, estaba mirando la pelota en el jardín derecho y Sammy se estaba acercando. El viento soplaba y Sammy se estaba acercando. bola de nuevo. Tuve que agacharme rápido y dársela. Para ese momento, la gente había (seguido) la bola. No me vieron darle la bandera a Sammy. Fue muy lindo. Cuando corrió alrededor de las bases , tenía la bandera en la mano. Después del juego, conseguí que Sammy firmara la bandera y todavía la tengo en casa ".

Sosa tuvo una gran temporada en 2001, bateando 64 jonrones mientras impulsaba 160 carreras. Fue el ganador del Jugador Más Valioso en 1998 después de conectar 66 jonrones con 158 carreras impulsadas. Desde un punto de vista estadístico, Sosa debería estar en el Salón de la Fama. Sin embargo, el New York Times informó en 2009 que Sosa dio positivo por drogas para mejorar el rendimiento en 2003, que fue aproximadamente al mismo tiempo que el escándalo de esteroides del béisbol. Sin embargo, Sosa siente que debería estar en el Salón de la Fama, siempre negó el uso de dicha sustancias y nunca se le comprobó.

"Veo jugadores, no tienen el tipo de números que yo tengo", dijo Sosa en el Mully & Haugh Show en 670 The Score a principios de este año, según informó el Chicago Sun-Times . "Tienen mejores votos de los escritores que tratan a esas personas mucho mejor que yo. Esa es una pregunta que me hago a mí mismo, como, por qué no obtengo más reconocimiento cuando se trata de la votación".

Independientemente del trato recibido por los votantes del Salon de la Fama y por la propia organización en la que brillo el dominicano, nadie podrá borrar la huella indeleble que dejo Sammy no solo por su rendimiento en el terreno, sino, por unir a todo un pais en medio de la catástrofe mas grande de su historia.

Daniel Araujo