Ayer 10 de agosto, en las oficinas del Comerica Park hubo tensión, angustia y, finalmente, un cambio sísmico que tardó mucho en llegar.

Los Tigres despidieron al gerente general Al Avila el miércoles. La decisión del presidente y director ejecutivo Chris Ilitch marca una respuesta a años de frustración de los fanáticos del equipo mientras los Tigres estaban sumidos en una larga reconstrucción. El progreso de la campaña de 77 victorias del año pasado se borró con un comienzo miserable. Y ahora, finalmente, algo ha cambiado.

El despido de Ávila parecía inevitable después de una temporada tan miserable.

“Siento que nuestro progreso ciertamente se estancó esta temporada”, dijo Ilitch. “Entonces, después de que decidí hacer un cambio, en los últimos días me senté con Al. Le agradecí sus 22 años de servicio, y lo entendió. Por respeto a Al, mantendré el resto de nuestra conversación en privado”.

Ha habido una frustración palpable en la organización durante toda la temporada. Los Tigres ingresaron el miércoles 43-68, en camino de terminar en el último lugar de la división por cuarta vez en el mandato de Ávila.

Los fanáticos ocasionalmente cantaban "Fire Al" durante los juegos o mostraban carteles o camisetas con un mensaje similar. En una ceremonia en honor al gran Lou Whitaker de los Tigres el fin de semana pasado, los Tigres no presentaron formalmente a Ilitch o Ávila en el escenario, presumiblemente una forma de evitar los inevitables abucheos.

Estos sentimientos no se limitaron a Detroit. En junio,  Ken Rosenthal de The Athletic informó que los ejecutivos opuestos "cuestionan si Ávila es lo suficientemente creativo e inteligente para construir un ganador consistente".

Avila realizo una nube oscura de intercambios que iniciaron la reconstrucción: Justin Verlander por Franklin Pérez, Jake Rogers y Daz Cameron; JD Martinez para Dawel Lugo, Sergio Alcántara y Jose King, se quedó más allá de su último día. Se le preguntó a Ilitch si se arrepentía de esos intercambios u otros movimientos realizados en el camino.

Los Tigres bajo Ávila utilizaron selecciones de draft altas para construir un sistema de granjas MLB Pipeline ocupó el segundo lugar en la primavera de 2021. Pero el equipo ha desarrollado solo un jugador internacional WAR positivo (cerrador Gregory Soto) en el mandato de Ávila. Tuvo problemas para desarrollar jugadores de posición y obtuvo ganancias mínimas en intercambios de los talentos internos que tenía, como Nick Castellanos . Incluso cuando los mejores prospectos como Casey Mize y Riley Greene se dispararon a través del sistema, algunos evaluadores siguieron siendo críticos  con la construcción pesada del sistema agrícola. Con la mayoría de sus principales prospectos ahora en las mayores, la falta de profundidad es evidente.

Eduardo Rodriguez ha lanzado 39 entradas luego de firmar un contrato de $77 millones. Cambiaron a Isaac Paredes por Austin Meadows que es incapaz de batear contra zurdos y solo ha sido un bateador promedio contra derechos.

Los Tigres agregaron más de $55 millones a la nómina esta temporada baja cuando Ávila habló de la esperanza de competir por la postemporada. Pero con lesiones, bajo rendimiento y una sensación generalizada de la Ley de Murphy en acción, la temporada 2022 ha sido una gran decepción.