El Mundial de Béisbol de Pequeñas Ligas es sinónimo de alegría, competencia y deportividad entre los peloteritos más promisorios del mundo.

Pero este evento, el más importante del planeta a nivel de béisbol menor y que comenzará mañana miércoles en Williamsport, Pensilvania, se ha ensombrecido por la fatalidad.

Y es que uno de los niños que tenía previsto participar en el torneo se debate entre la vida y la muerte.

Se trata de Easton Oliverson, de 12 años, quien fue hospitalizado en estado de coma inducido después que -la noche del domingo- cayera de la cama litera donde dormía en el complejo de Willamsport.

Olverson, apodado con cariño "El Tanque" por su complexión robusta, juega para el equipo de la Pequeña Liga de Snow Canyon (estado de Utah), que hará su primera aparición en la Little World Baseball Series 2022, a disputarse entre el 17 y el 28 de agosto en EE UU.

El equipo de Snow Canyon consiguió su pase a la Serie Mundial en un emocionante encuentro el 9 de agosto:

LITTLE LEAGUE WALK-OFF ⚡

 

El tío del jugador, Spencer Beck, informó a TMZ  que Oliverson sufrió una fractura de cráneo.

El niño cayó desde la litera de arriba donde dormía y fue llevado de inmediato a un hospital local. Luego lo trasladaron en avión a un hospital infantil en Danville, donde se sometió a una cirugía de emergencia y se encuentra en estado crítico. 

"Es un chico muy bueno, muy amoroso", dijo Beck. "Lleno de sonrisas, divertido, así que todos estamos orando por él", afirmó con pesar, pero también con esperanza su tío.

La familia de Oliverson dijo al canal Fox13 que la cirugía fue un éxito y un comunicado del equipo transmitió que son optimistas sobre su recuperación.

El padre de Oliverson, Jace, quien es coach de Snow Canyon, le dijo al periodista Brian Schnee que no quiere que el desafortunado accidente que sufrió su hijo le quite el éxito al equipo y su concentración en el Mundial de Williamsport.

Easton's father told me he doesn't want this to take away from the team's success and their focus on the #LLWS.

 

Eso mismo se lo transmitió al mánager Kyle Hafen, insistiéndole en que quiere que el equipo siga jugando y no permita que la lesión de su hijo distraiga a los otros jugadores.

"Hemos trabajado demasiado para llegar a este punto", le dijo el papá del niño a Hafen.

El equipo para el cual juega Easton Oliverson como pitcher y jardinero debutará en el Mundial este viernes 19 de agosto.