Después de 99 días de paro laboral y de unos campos de entrenamientos recortados, el béisbol finalmente regresó por todo lo alto. Cada equipo ha jugado entre 9 y 10 partidos y van marcando la pauta de lo que pudieran terminar siendo está temporada.

Estas son los jugadores y equipos más destacados en este inicio de temporada:

Albert Pujols

El dominicano Albert Pujols conectó su cuadrangular 680 y 681 está semana para colacarse a solo 19 de la icónica de 700 jonrones. El toletero de los Cardenales sigue siendo un semanal contra lanzadores zurdos.

Temprano en 2022:

vs LD: 8-1 AB/H, 1 BB, .125 AVG, .425 OPS.

vs LZ: 7-4 AB/H, 2 HR, 4 RBI, 3 R, .571 AVG, .2000 OPS

En 2021, Pujols conectó de cuadrangular cada 16.1 turnos al bate. Si replica dicha frecuencia jonrones en 2022, necesitaría 340 turnos al bate, aproximadamente 360 apariciones al plato.

6️⃣8️⃣1️⃣

Dodgers, San Francisco y Mets

Los Dodgers tienen el mejor récord del béisbol empatados con los Gigantes de SF con 7-2, llegan al 18 de abril con una racha de 6 victorias consecutivas dónde superaron a sus oponentes 40-9. Sus lanzadores abridores han comenzado a todo vapor. Siete entradas perfectas con 13 ponches de Clayton Kershaw y 10 entradas en blanco de Andrew Heany que ha reincorporado el Slider a su arsenal dándole nuevos niveles ponchadores.

42.1 IP, 1.71 ERA, 2.65 FIP, .181 AVG OPP.

Por su lado, los Mets abrieron la temporada con una marca de 7-3 y la efectividad de su rotación es la mejor en el béisbol. La rotación ha permitido seis carreras limpias en 50 1/3 entradas para una efectividad de 1.07. Además, solo los Atléticos de Oakland han anotado más carreras que los Mets (51) en los primeros 10 partidos. Si ofensiva está carburando en gran parte grácias al regreso de Paquito Lindor quien tiene 3 HR, es líder en anotadas con 9 y postea un AVG de .273 y un OPS de 1.048.

El jovencito Joey Bart junto Brandon Belt y Joc Pederson ha cargado con la ofensiva de los Gigantes de San Francisco la cuál no ha tenido mucha presión gracias a la unidad de prevención de carreras de la organización. El picheo en general ha sido el mejor de Grandes Ligas pemitiendo 2.20 carreras por cada 9 entradas y posteando un FIP de 2.57. Carlos Rodon ha ilusionado a todo una ciudad mostrando el potencial con el cuál planea superar la actuación de Kevin Gausman la temporada pasada. Los Gigantes tendrán dos candidatos al Cy Young al finalizar la temporada. Rodon y Webb se han combinado para lanzar 26 IP, 4 R, 5 BB, 31K.

Nolan Arenado, José Ramírez, Seiya Susuki

Nolan Arenado quiere demostrar que la valía de su bate no dependía del Coors Field. Aún y cuando conectó 34 jonrones, sus promedios fueron los peores desde 2013. Sin embargo, ha sido el mejor bateador de MLB en las primeras 10 jornadas posteando en un promedio de bateo .433 con un OPS de 1.514 con 4 jonrones, 5 dobles y 12 remolcadas.

Seiya Suzuki está demostrando por qué tantas expectativas en torno a él. En sus primeros nueve partidos con los Cachorros de Chicago ha conectado cuatro cuadrangulares, algo que sólo habían conseguido Javier Báez, Brant Brown y Carmelo Martínez. Suzuki ha mostrado un balance en su disciplina al plato, tomando igual número de base por bolas y ponches. Presenta una increíble línea ofensiva de.400/.543/.960 empatado con Arenado con 4 cuadrangulares. Aún estamos en abril, pero se debe prestar atención a este nombre de cara al premio Novato del Año.

Justin Verlander

Justin Verlander tiene que ser un robot.  Un hombre de 39 años que viene de una lesión en el brazo no debería ser tan bueno tan rápido, ¿verdad? Justin Verlander cerró una sólida alineación de los Marineros en ocho entradas en blanco en su segunda apertura en más de un año y medio. Su bola rápida estuvo constantemente entre los 90 y los 90. Fue un excelente ejemplo de Justin Verlander haciendo cosas de Justin Verlander. Ahora ha lanzado 13 entradas en esta joven temporada y solo ha permitido una carrera con 15 ponches y solo 3 bases por bolas. Este hombre ahora ha cronometrado oficialmente más de 3, 000 entradas (sin incluir la postemporada) y, sin embargo, continúa sin perder el ritmo. Es simplemente desconcertante.