Los Yankees de Nueva York han sufrido en la última década y poco más lo indecible, al menos desde el punto de vista deportivo. No solo la escuadra, a decir verdad toda su fanaticada. A fin de cuentas, a esta franquicia solo le vale ganar y lamentablemente la Serie Mundial les es esquiva desde aquel lejano 2009 en el cual derrotaron a los Phillies de Philadelphia y se coronaron como campeones.

No obstante, los momentos convulsos parecen estar quedando atrás y en el olvido gracias al excelente inicio que han tenido en esta temporada 2022 de las Grandes Ligas. Con récord de 18 victorias y solo 7 derrotas, además de una racha de 11 victorias consecutivas que recién se vio cortada el miércoles frente a los Azulejos de Toronto, el cuadro de la Gran Manzana comienza desde ya a esperanzar a sus seguidores.

LEER MÁS: David Ortiz se quiere uniformar de Dominicana en el Clásico Mundial

Las cosas han ido bien, el pitcheo ha sido muy efectivo y el bateo altamente oportuno, lo que les ha conferido un aura de equipo compacto y dinámico que no tenían desde hace... bueno, en realidad es muy difícil recordar la última vez que esto fue así. Pero hay más.

El mánager Aaron Boone está volviendo a ser aquel hombre de 2018 y 2019 en el cual los fans yankistas confiaban a ojos cerrados. Está activo, tomando decisiones certeras que incluso cuando el arranque dubitativo con registro de 7-6 tuvo lugar, tenían mucha lógica y no podían ser criticadas de ningún modo. Por lo que ahora, con sus muchachos en plena cresta de la ola, solo es posible conferir elogios hacia su persona.

Recuperó la personalidad

Si algo debe tener un dirigente de los Mulos del Bronx es carácter, y es justo lo que le volvió a Boone. En la última jornada cuando le cantaron par de strikes dudosos a Aaron Judge, salió disparado a intervenir frente al umpire principal en defensa de su pelotero. Sí, lo expulsaron y los de Nueva York perdieron el partido, pero ese es al timonel que la gente desea ver más a menudo.

Pero no solo eso. También se le ha visto animando a los chicos, como contagiándolos de energía y a la vez contagiándose de la de ellos en lo que parece un bucle infinito de entusiasmo y buenas vibras.

Sin titubeos, como debe ser

Ningún simpatizante de los Pinstripes quiere observar que el mandamás de la organización de sus amores duda, por eso señalaron constantemente a Aaron en el pasado, pero ya no hay cómo hacerlo. Ante las flojas salidas del as Gerrit Cole no dudó en cambiarle el receptor pasando por su solicitud de tener siempre detrás del plato a Higashioka, no ha temido a la hora de darle la bola a un novato como Clarke Schmidt y muchísimo menos le tembló el pulso para jugárselas con Néstor Cortés Jr. como abridor o imponer a Marwin González algunas veces por encima de otros infielders como LeMahieu o Donaldson.

Este es el Aaron Boone de la gente, el del 2022, y al que a los Yankees les está viniendo de perlas ahora y de cara al futuro.

LEER TAMBIÉN: Así fue la discusión entre Marcell Ozuna y Ozzie Albies (+Video)