Las llamas están saliendo de nuevo del brazo de Jacob deGrom. El dos veces ganador del Cy Young lanzó cuatro entradas el jueves por la noche, en lo que quizás fue su última salida con un uniforme de Ligas Menores antes de reincorporarse a los Mets de Nueva York.

El derecho,  quien está en medio de una rehabilitación por una sobrecarga en su omóplato derecho,  permitió una carrera sucia en cuatro entradas y 42 lanzamientos con la sucursal Triple-A de los Mets, los Congueros de Syracuse, en un juego contra Jacksonville.

Los lanzamientos de DeGrom marcaron tres veces las 100 mph en la pistola de radar. Aún no ha permitido una carrera limpia durante sus pasantías de rehabilitación.

Jacob deGrom has yet to allow an earned run in rehab.

 

“No estaba ubicando mi bola rápida como quería al principio, pero hice un ajuste y en las últimas dos entradas me sentí mucho mejor”, dijo deGrom a los periodistas en Syracuse.

El Novato del Año de 2014 lanzó por última vez en un juego de temporada regular para los Mets hace poco más de un año, el 7 de julio de 2021.

La gerencia de los Mets planea tentativamente que el cuatro veces All Star lance en un juego simulado la próxima semana (las filiales de las Ligas Menores no juegan durante el receso del Juego de Estrellas) y podrían insertarlo en la rotación a partir de entonces.

Si deGrom se mantiene dentro del cronograma, probablemente lanzaría el 24 de julio contra los Padres o dos días después en la Serie Subway. Los Mets no han descartado una apertura adicional de rehabilitación en Ligas Menores para deGrom si creen que es necesario.

El veloz lanzador derecho dijo que “confiar en el proceso” ha sido una parte importante de su rehabilitación.

“Fue bastante completo alcanzar diferentes umbrales de lanzamiento incluso antes de pisar el montículo”, dijo deGrom. “Todo estaba en guiarse con la pistola de radar en cuanto a que cada día vas a lanzar tan fuerte y no más fuerte que eso. Así que se trató de ir paso a paso. Tenía que confiar en el proceso y tratar de no hacer demasiado, porque si lo volvía a hacer, estaría fuera por el resto de este año”.

El tirafuegos hizo batería con el segundo mejor prospecto del béisbol, el venezolano Francisco Álvarez, quien recientemente le recibió a Max Scherzer. “Hizo un buen trabajo”, dijo deGrom. “Se me acercó antes del juego, me preguntó qué quería hacer y funcionamos bien”.

Aún sin contar con sus estelar lanzador diestro, los de Queens están experimentando una tremenda mitad de campaña. Marchan líderes en el Este de la Nacional con 56-34; aunque acosados por los actuales campeones de la Serie Mundial, los Bravos de Atlanta (54-37, a dos juegos y medio de la punta).