Lo de Lorenzo Quintana con los Marlins en el Spring Training no es casualidad, siempre ha sido bateador, desde sus años en Cuba.

El oriundo de Pinar del Río, en el extremo occidental de la Isla debutó con los Vegueros, elenco de esa provincia, en la Serie Nacional 48 y en ese mismo instante dio la impresión de ser un gran toletero.

Quintana fue pieza clave en los títulos obtenidos por los pinareños en la Serie 50 y en la Serie 53, ya para ese entonces, en el momento de la última corona, era considerado como uno de los grandes prospectos de la receptoría y del béisbol en general.

El momento

Su salida de Cuba sorprendió a muchos pero igual era algo que se decantaba por si solo, pues talento y condiciones tenía de sobra para llegar y hacer el grado en la Gran Carpa.

Desde su ingreso al sistema de Ligas Menores de los Astros de Houston, Quintana explotó sus dotes con el madero y siempre tuvo números para aspirar a estar en el equipo grande pero su paso coincidió con la presencia de Martín Maldonado.

Al momento incluso de ser cambiado a los Marlins de Miami el 13 de junio de 2021, el caribeño bateaba para más de 300 en triple A con los Astros.

La consistencia

Esa proyección la mantendría durante todo el final de la campaña y a pesar de su consistencia y de los problemas con los receptores de Miami, nunca fue subido.

En palabras recientes a Pelota Cubana y al Nuevo Herald, Quintana expresó que entiende el momento y está contento con llegar a su nuevo equipo.

Al respecto es consciente de la gran oportunidad que tiene, pues a pesar de la competencia, su desempeño ofensivo le puede abrir el camino a la Gran Carpa.

Así mismo, aludió que está trabajando en mejorar su defensa pues para nadie es un secreto que es su Talón de Aquiles.

Al momento de escribir estas líneas, Lorenzo Quintana batea para 500 en la pretemporada, producto de 5 hits en 10 turnos, incluido un cuadrangular y 5 carreras impulsadas.

El pinareño tocando dura la puerta de las Grandes Ligas

De estos cinco hits, Quintana además del vuelacercas, lleva otros tres extrabases; así como un OPS de 1600, algo que habla a las claras de su buena preparación.

Estimados lectores, cuatro años después de su entrada al circuito de la MLB, Lorenzo Quintana podría vestir los arreos de los Marlins de Mismo para el Juego Inaugural.

En ese intante todo habrá valido la pena.