La historia se fue volviendo leyenda, y la leyenda, mito, y Ty Cobb se fue convirtiendo en el personaje más odiado del deporte en los Estados Unidos, aunque pocos supieran en realidad de qué se le acusaba. Unos decían que había dejado de hablarle a su madre, Amanda Chitwood Cobb, que era un pésimo hijo y un desagradecido. Otros, que gran parte del dinero que tenía lo había obtenido con dinero sucio, proveniente de apuestas ilegales y de acciones que había comprado en condiciones ventajosas en empresas al borde de la quiebra. Unos más aseguraban que envenenaba a los rivales haciéndose amigo de ellos, y aprovechando el menor descuido para verter alguna gota de lo que fuera en sus bebidas, y que incluso, en más de una ocasión alteró sus cigarrillos y les ofreció algunos que había adulterado.

Cobb fue ídolo y odio, amor y pasión desbordante, y locura, rebeldía, disciplina, orgullo, miedo, un hombre marcado por la tragedia para quien la humanidad era un error y fue cada vez más un error. Sus compañeros de equipo fueron piezas que necesitaba para ganar. Y sus contrincantes, enemigos a los que había que derrotar. El público era una masa estúpida de gente que no sabía lo que quería en la vida, y por no saberlo, se obsesionaba con el béisbol y con los jugadores de béisbol, haciéndole caso a lo que decían los periódicos en lugar de detenerse a interpretar lo que veía, y los periodistas eran un estúpido mal necesario, que ni siquiera eran conscientes de a quién o a quiénes le servían. A los unos y a los otros los usó según sus conveniencias, que fueron, esencialmente, ganar, ascender, llenarse de dinero y en fin, todo eso que llamaban éxito.

Ty Cobb tuvo una impresionante carrera de 24 años en la Liga Americana, donde se convirtió en uno de los mejores bateadores de siempre. En un momento, tuvo más de 90 récords de la MLB en su carrera y, aunque muchos de ellos se han roto desde entonces, varios permanecen casi 100 años después de su último swing.

Cobb era una superestrella cuando los juegos solo se podían ver en persona o escuchar a través de la radio. Sin embargo, como atleta a principios del siglo XX, también se convirtió en la imagen de todo lo que no debería ser una figura publica, caracterizado por el racismo desenfrenado y las opiniones anticuadas sobre la masculinidad. El incidente incitador ocurrió durante un juego de béisbol de 1902 según Metro Times. Cobb, quien era conocido por su mal genio, no era ajeno a los abucheos como uno de los mejores jugadores de béisbol de las mayores.

Sin embargo, esto ocasionalmente condujo a algunos altercados violentos. Si bien las reacciones interrumpidas y descaradas no son nada nuevo para el béisbol o los deportes en general, este fue un punto bajo incluso para Cobb.

Un fan dio a entender que Cobb era en parte africano. Cobb, cuyas supuestas opiniones sobre la raza eran cuestionables incluso para el estándar de 1912, se ofendió por la insinuación de que podía ser en parte africano. Se dirigió a la multitud y venció al que interrumpía, Claude Lucker, mientras todos miraban con horror. Después de que alguien notó que Lucker no tenía manos, Cobb se volvió atrevido con su comentario.

"¡No me importa si no tiene pies!" supuestamente dijo, sin dejar de golpear a Lucker hasta que la policía y un árbitro se lo llevaron. Esta historia está lejos de ser un caso atípico.

Tan conocido como Cobb es una de las primeras superestrellas del béisbol, también desarrolló una reputación como uno de los sinvergüenzas más grandes que jamás haya saltado al campo.

El>

Ya sea que se trate de un caso de historia que vuelve a pintar a alguien como un villano o de alguien que no logra comprender que su héroe podría haber sido un villano, Cobb es un ejemplo fascinante del mundo del deporte de hace un siglo. Sin embargo, ya sea que ciertas partes fueran elevadas o no, su encuentro con un joven discapacitado ha empañado su legado en los próximos años y debería continuar.