David “El Big Papi” Ortiz se convertirá en el 4to dominicano en ser exaltado en el Salón de la Fama, uniéndose a Juan Marichal, Pedro Martínez y Vladimir Guerrero. Como homenaje, hagamos un recorrido por la carrera de nuestro próximo inmortal de Cooperstown.

Aunque es más comúnmente asociado a los Medias Rojas y suele ser recordada su traumática etapa con los Mellizos de Minnesota,David Ortiz fue firmado por los Marineros de Seattle, pero no sin antes pasar por algunas tempestades.

David había sido reclutado desde el Programa de Haina, por el cazatalentos de los Marlins, Edmundo Borrome. Los Marlins en ese momento era un equipo de expansión que llegaría a MLB el siguiente año y que quería ir cultivando talento en las Ligas Menores. Tras 5 meses de practicando en el país con los Marlins, Ortiz sufrió una lesión en el codo que lo limitó en las practicas durante meses.Tras aquella lesión, los Marlins le dijeron que ya no lo veían como un prospecto y lo mandaron a casa.

El día que los Marlins lo mandaron a casa, se le acercó un buscón llamado Héctor "Machepa" Álvarez. Machepa consideraba a Ortiz el mejor talento que tenían los Marlins en sus instalaciones y creía que habían cometido un error.

Él estaba a cargo del Programa de Santo Domingo y acogió a Ortiz allí. Álvarez conocía a múltiples cazatalentos, uno de ellos era Ramon de los Santos que había jugado con los Astros en la década de los 70 y era scout de los Marineros de Seattle en ese entonces. Machepa organizó una reunión para que Santos evaluara a David.

Ortiz que ya había cumplido 17 años, dejo una buena impresión en De los Santos quién lo firmó por un bono de $7.500 dólares, el 28 de diciembre de 1992.

En 1996, Seattle lo vió comenzar a batear tanto con poder como con promedio, en Clase A disparo 18 jonrones y 93 carreras impulsadas (ambos liderando al equipo por una ventaja considerable) y un promedio de bateo de .322.  Fue votado como la mejor primera base defensivo de la liga.

Sin embargo, los Marineros ya tenían jugadores veteranos atrincherados en las posiciones preferidas de Ortiz, primera base y en el puesto de bateador designado (Paul Sorrento y Edgar Martínez), por lo queOrtiz se convirtió en el "jugador a ser nombrado más adelante" en un acuerdo con los Mellizos que llevó a Dave Hollins a Seattle.

Ortiz ascendió rápidamente en el sistema Twins en 1997, año en que nombrado Jugador del Año de la organización en liga menor. En los tres niveles de liga menor, Ortiz se combinó para batear .317 con 31 jonrones y 124 carreras impulsadas, lo que le valió una convocatoria en septiembre para el club MLB de los Mellizos.

La estadía de Ortiz en Grandes Ligas con Minnesota fue difícil, por dos grandes razones: el dirigente Tom Kelly y las lesiones.

“Kelly era una especie de tipo duro que creía que debía enseñarnos a jugar. Nos trataba como si no supiéramos nada. Nos sentíamos presionados, creíamos que no podíamos equivocarnos porque el salía y nos regañaba” menciona Ortiz en su libro Big Papi: La historia de mis anhelos y mis grandes batazos. ”Me pedía que bateara como un hijo de puta pequeñito. Yo mido 1.92 y peso 118 kilos. La mayoría de los entrenadores quería que descargara todo mi peso en el plato porque puedo sacar la pelota del parque. Pero Kelly era lo opuesto. Quería que sacrificara poder por un sencillo a la banda contraria, pero no decía nada porque no quería meterme en problemas.

En 1998, Ortiz estaba bateando por encima de .300 con 20 carreras impulsadas, y era 2do en los Mellizos en slugging, pero una fractura en la muñeca derecha lo impidió jugar del 9 de mayo al 9 de julio y obstaculizó sus números de poder para el año.  Bateó .360 en 18 juegos de septiembre, terminando con un promedio de bateo de .277. Durante el año, impulsó 46 carreras a pesar de perderse dos meses; nadie más en los Mellizos impulsó más de 77.

A pesar de su buen año en 1998 y aunque los Mellizos claramente necesitaban un gran bate, Ortiz fue uno de los primeros jugadores cortados en el entrenamiento de primavera luego de un entrenamiento primaveral donde bateo .137. Logró grandes números en Triple A, bateando .315 con 30 jonrones y 110 carreras impulsadas. Sin embargo, cuando fue llamado en septiembre, estaba jugando con un ligamento cruzado anterior desgarrado y probó una muy decepcionante 0-de-20 en el plato, con 12 ponches.

Para el 2000, con los Mellizos saliendo de tres temporadas consecutivas de más de 90 derrotas, el bate de Ortiz no podía estar enterrado en las ligas menores por mucho más tiempo. Después de jugar con moderación durante los primeros dos meses de la temporada, en junio de 2000 finalmente se estableció como un habitual de la MLB.

Pero la suerte no lo acompañó.

  • En 2001 apareció en sólo 89 juegos, casi todos como DH. Otra fractura de muñeca lo dejó fuera de juego durante dos meses y medio.
  • El día de Año Nuevo de 2002, ocurrió una tragedia, su madre, Ángela Rosa Arias, murió en un accidente automovilístico.
  • Una cirugía a mediados de abril para quitarle astillas de hueso en la rodilla le costó casi un mes en la lista de lesionados.

Ortiz bateó .272, con 20 jonrones y 75 carreras impulsadas, totales que habrían sido más altos si no se hubiera perdido tantos juegos. Incluso entonces, ocupó el tercer lugar sobre los Mellizos en las últimas dos estadísticas.

Los Mellizos llegaron a la postemporada y el doble de Ortiz en la novena entrada impulsó el gol del triunfo en el último partido de la Serie Divisional contra los Atléticos. Fue esa la última serie de postemporada que ganaron los Mellizos. Eventualmente, perdieron la Serie de Campeonato de la Liga Americana en cinco juegos ante Anaheim; Ortiz bateó .313 pero impulsó solo un par de carreras.

Después de la temporada 2002, el pequeño mercado de los Mellizos no estuvo dispuesto a pagarle los $2 millones que probablemente iba a obtener en arbitraje. En lugar de negociar un contrato o acudir a un arbitraje,los Mellizos decidieron dejar en libertad a Ortiz como medida de reducción de costos el 16 de diciembre, luego de no poder realizar un canje por él. En partes de seis temporadas con un total de 455 juegos con los Mellizos, Ortiz conectó 58 jonrones y tuvo 238 carreras impulsadas. El jugador que reemplazó a Ortiz en el roster de los Mellizos,José Morbán, nunca jugaría un partido para el equipo.

Una noche libre mientras participaba en la Liga Invernal Dominicana, Ortiz se reunió en un restaurante con su compadre Pedro Martínez donde recibió la noticia de que David estaba sin trabajo. Inmediatamente, Pedro se paró de la mesa e hizo unas llamadas a la oficina principal de los Medias Rojas diciéndoles que simplemente tenían que fichar a David Ortiz. Lo hicieron, con el nuevo gerente general de Boston, Theo Epstein, ofreciendo un contrato de un año por $ 1.25 millones. No era un gran compromiso en ese momento, y la búsqueda de Ortiz apenas apareció en los periódicos de Boston.

El equipo tenía a Shea Hillenbrand y estaba en negociaciones para fichar a Kevin Millar y Jeremy Giambi. Ortiz dio una especie de espectáculo en la Liga Invernal Dominicana, bateando .351 con 23 carreras impulsadas en 20 juegos. El equipo dominicano ganó la Serie del Caribe y Ortiz fue nombrado MVP.

Ortiz tuvo un comienzo lento con los Medias Rojas de 2003, conectó solo un jonrón en abril y bateó solo .200 al 1 de mayo. Conectó solo un jonrón en mayo, pero elevó su promedio de bateo a .272. Ortiz todavía estaba siendo pasado por alto, el mismo le exigió al gerente Theo Enstein más juego o que si no lo cambiaran si no le daban mayor uso y el propio Pedro Martínez tomó la medida inusual de decirle al manager de los Medias Rojas, Grady Little, que quería a Ortiz en la alineación cada vez que lanzara. Como resultado, Hillenbrand fue canjeado. Luego Giambi sufrió numerosas lesiones y, finalmente, una cirugía de hombro. El trabajo recayó en Ortiz por defecto.

Fue durante esta primera temporada con los Medias Rojas que Ortiz adquirió el apodo de "Big Papi", que le otorgó el locutor de los Medias Rojas, Jerry Remy . Luego de conectar ocho jonrones en julio cuando comenzó a ponerse en marcha. Conectó dos jonrones en un juego del 4 de julio en el Yankee Stadium y luego dos más en el juego del día siguiente también, el primer jugador visitante en hacerlo. Su primer hit ganador de un juego para los Medias Rojas fue un sencillo como emergente en la parte baja de la novena el 26 de julio contra los Yankees. Al final de la temporada, que vio a los Sox llegar a los playoffs, Ortiz tenía 31 jonrones y 101 carreras impulsadas. Su porcentaje de slugging de .592 fue el mejor del equipo. Ocupó el quinto lugar en la votación de MVP de la liga.

Allí comenzó el camino a Cooperstwon.

Ortiz terminaría entre los cinco primeros en la votación de Jugador Más Valioso de la Liga Americana en cada una de las próximas cinco temporadas. Más tarde agregó dos resultados más entre los 10 primeros.

Terminaría 10 veces All-Star

Siete veces ganador del Silver Slugger.

Lideró su liga en jonrones una vez, carreras impulsadas tres veces, bases por bolas dos, porcentaje de embase una vez, slugging una vez, OPS una vez y dobles una vez.

Ortiz tuvo 10 temporadas de 100 carreras impulsadas. Solo 12 jugadores en la historia lo hicieron con más frecuencia. Terminó con 1.768, bueno para el puesto 23 de todos los tiempos.

Con 541 jonrones, Ortiz ocupa el puesto 17 de todos los tiempos. Sus 632 dobles ocupan el puesto 12 de la historia. Es octavo en extrabases, solo detrás de Hank Aaron, Barry Bonds, Stan Musial, Albert Pujols, Babe Ruth, Willie Mays y A-Rod.

En postemporada fue todo un semental.

Bateó un increíble .455 en el juego de la Serie Mundial, junto con un OPS de 1.372 y es líder de todos los tiempos en probabilidad de victoria añadida. Fue nombrado MVP de la Serie Mundial en 2013 cuando tuvo una de las mejores series de postemporada de todos los tiempos contra los Cardinals. Ortiz bateó .688 (11 de 16), con dos jonrones y ocho bases por bolas contra un ponche. Fue, con mucho, el promedio de bateo más alto en la historia de la Serie para jugadores con al menos 20 apariciones en el plato.

David Ortiz es 3ro en OPS en la historia de la postemporada entre bateadores con al menos 250 apariciones al plato, solo detrás de Carlos Beltrán y de Albert Pujols. Es 5to en carreras impulsadas con 60, 20 detrás del líder histórico Bernie Williams que jugó el doble de partidos de postemporada que Ortiz. Solo Albert Pujols, Barry Bonds y Manny Ramírez fueron más veces transferidos a 1B de manera intencional que David Ortiz en postemporada (11).

Estos números tampoco fueron en vano. Desde que Ortiz se unió a Boston en 2003, los Medias Rojas han ganado más partidos de playoffs que cualquier otro equipo de la Liga Americana. Juzgando por cantidad y calidad, Ortiz es junto a Albert Pujols el mejor bateador en la historia de la postemporada.

Terminaría siendo una de las estrellas más coloridas del deporte durante más de una década, llevó a los Medias Rojas a su primer título en casi un siglo en 2004 y luego desempeñó un papel fundamental en dos campeonatos más antes de renunciar en la cima de su juego. en 2016.

Temporada final

Las estadísticas de Ortiz en 2016 son notables para cualquier jugador, sin importar la edad: un promedio de bateo de .315, un porcentaje de embase de .401 y un OPS de 1.021 junto con 38 jonrones, 127 carreras impulsadas y 48 dobles.

Ortiz tuvo una de las mejores temporadas ofensivas de un jugador de su edad. Ningún jugador de 40 años en la historia de la MLB ha conectado más de 38 jonrones o más de 127 carreras impulsadas. Su porcentaje de slugging de .620 es el más alto para un jugador de su edad o mayor, y su promedio de bateo de .315 y su OBP de .401 son los más altos para un jugador de su edad desde Stan Musial en 1962.

David tuvo probablemente la mejor temporada para un bateador en su temporada final:

Ortiz (40 años):  .315/.401/.620 (BA/OBP/SLG), 38 HR, 127 RBIs, 5.0 WAR ofensivo

Williams (41): 316/.451/.645, 29 HR, 72 RBIs , 4.8 WAR ofensivo

Bonds (42): .276/.480/.565, 28 HR, 66 RBIs, 4.3 WAR ofensivo

Mantle (36): .237/.385/.398, 18 HR, 54 RBIs, 4.1 WAR ofensivo

Fue un final casi perfecto para una carrera legendaria.