En un juego marcado por el desborde ofensivo, los Yankees de Nueva York volvieron a caer ante los Azulejos de Toronto, con pizarra de 10-9.

En un análisis simple el marcador fue mucho más cerrado que el del partido anterior entre ambas escuadras, el mismo concluyó 9-2 a favor de la franquicia canadiense también, pero igual fue una derrota que sigue dejando un mal sabor en los aficionados rumbo al Opening Day.

Mejor ofensiva

Quizás lo mejor del partido fue el acople ofensivo mostrado por las principales figuras de los Mulos como Giancarlo Stanton y Joey Gallo, autores de sendos cuadrangulares.

Ante unos 8000 aficionados que se dieron cita en el George M Steinbrenner Field, el pitcheo neoyorkino volvió a mostrar grandes fisuras y fue castigado sin piedad por la sólida artillería de los Azulejos.

Desde el abridor Michael King, los lanzadores del Bronx recibieron castigo de sus rivales de división.

La pizarra final registró 13 hits para  Toronto y 11 para los Yankees y en el caso de los Mulos, además de Gallo y Stanton la sacó del parque, Miguel Andujar.

El pitcher ganador fue Nate Pearson, mientras que por la puerta estrecha salía Vinny Nittoli.

Sin luz en el camino

Esta fue la sexta derrota para los Yankees de Nueva York con solo dos victorias y con el paso de los días solo aumentan las dudas.

El futuro se torna más incierto y si algunos siguen pensando que la pretemporada no cuenta, lo cierto es que los Bombarderos no han dado certezas de poder contender en el este de la Liga Americana.

Ahora mismo, estarían aspirando a un cuarto lugar, detrás de Rays, Medias Rojas y Azulejos.

Veremos a ver si el 7 de abril se comienza a escribir otra historia.