Para los fanáticos de los deportes siempre hay un partido que queda marcado en sus memorias. Si eres fanático de los Medias Rojas puede que sea el Juego 7 del Campeonato de la Liga Americana de 2004. Si simpatizas con la NBA, puede que recuerdes el juego 7 de la Serie Final 2016. En cada deporte tenemos momentos y jugadas históricas, que unos recuerdan con alegría y otros con tristeza.

Sin embargo, a nivel local para los Liceístas ese partido es el juego decisivo de la Serie Final de la temporada 2001-2002, recordado por la afición de país como “el Tulilazo”, por el jugador protagonista del juego.

Por su lado, los Escogiditas recuerdan el sencillo conectado por Andy Dirks que llevó a los Leones del Escogido a obtener su décimo cuarta corona del béisbol profesional dominicano en la Serie Final de la temporada 2011-12.

Dos eventos, mismo día, años distintos pero el dolor que causo a los fanáticos de las Águilas Cibaeñas es incalculable.

28 de enero, 2001-02

Con la serie empatada a 3-3, el escenario del desenlace era el Estadio Cibao denominado “Valle de la Muerte” donde el abridor por el equipo amarillo era Bartolo Colón, por los azules era Rafael Roque. Las Águilas anotaron primero, un triple remolcador de dos carreras de Rontrez Johnson y un elevado de Alberto Castillo colocaron el marcador 3-0 en la parte baja de la quinta entrada. En la parte alta de la sexta, los Tigres descontaron con sencillo impulsador de dos vueltas de D'Angelo Jiménez y se colocaron 3 por 2. En la parte alta de la séptima entrada, los Tigres se colocaron arriba 6 por 3 con infield hit de Chad Moeller, sencillo de Luis Castillo y Sencillo remolcador de dos carreras de D'Angelo Jiménez. En la parte baja de la octava, las Águilas se colocaron arriba 7 por 6 con triple de Stanley Javier y cuadrangular de dos carreras de Tony Batista.

En la parte alta de la novena entrada y las Águilas venciendo a los Tigres 7 por 6, dos hombres en base y al bate venía Andy Abad, apodado “Tulile” por su parecido al cantante dominicano. Abad llevaba de 4-0 en el partido, pero al primer lanzamiento conectó un cuadrangular que le dio la vuelta al partido, silenciando al Estadio Cibao. En la baja de la novena entrada, las Águilas anotaron una carrera después de 2 outs con sencillo remolcador de Luis Polonia, luego se llenaron las bases y Tony Batista conecto elevado al centerfield y de esa manera los Tigres se coronaron campeones por decimoséptima vez.

28 de enero, 2011-12

Con la serie empatada a 4-4, el escenario del desenlace era el Estadio Quisqueya Juan Marichal. Por las Águilas lanzaría Raúl Valdes y por los Leones el zurdo Jordan Norberto.

Las Águilas colocaron el partido 2 por 0, con cuadrangulares consecutivos de Héctor Luna y Miguel Tejada en la parte alta de la segunda entrada. En la parte alta de la tercera entrada agregaban otra vuelta con elevado de sacrificio de Joaquín Arias y colocaban el partido 3 por 0. El partido se colocaba 4 por 0 en la parte alta de la cuarta entrada con doble remolcador de Francisco Peña.

Los Leones descontaron con un sencillo remolcador de José Constanza en la parte alta de la cuarta entrada. Mauro Gómez conectó cuadrangular en la parte baja de la séptima entrada y los Leones se colocaron 4 por 2. En la parte baja de la octava entrada, los Leones se fueron arriba 5 por 4, con sencillo remolcador de Pablo Ozuna, elevado de sacrificio de Elián Herrera y batazo por el campocorto de Julio Lugo que terminó con error en tiro. En la parte alta de la novena entrada, Jesse Gutiérrez conectaba cuadrangular que empato el partido 5-5, dicho batazo es conocido como “el Gutierrazo”.

En la parte baja de la novena entrada con el partido empatado, dos hombres en base y al bate venía Andy Dirks. Llevaba de 4-0 en el partido, pero al primer lanzamiento conectó sencillo por el medio de terreno y anotaba Freddy Guzmán.

Así de emocionante es el beisbol y los momentos grandes nunca terminan. Mismo nombre de los protagonistas, ambos iban en blanco en el partido, mismo día del mes, aunque de años distintos y al final la misma víctima.