Conor McGregor es uno de los mejores luchadores de artes marciales mixtas de todos los tiempos, pero su habilidad para lanzar golpes y patadas parece no ser la misma que para lanzar una pelota. Y eso quedó claro en la noche de ayer luego de que el irlandés participara en el juego entre Chicago y Minnesota.

El luchador fue invitado para realizar el lanzamiento inaugural del juego y, vestido de gala para pisar el césped, tomó la pelota con su zurda y ante la atenta mirada de un puñado camarógrafos y fotógrafos se colocó en la posición de pitcher. Pero el lanzamiento fue catalogado como "el peor de la historia" por los presentes.

La pelota, que tomó bastante más altura de la adecuada, se fue varios metros a la derecha del peleador y terminó dando contra uno de los muros que separan el terreno de las gradas del estadio. Las risas y el asombro de los aficionados no se hizo esperar, y el momento se viralizó por todas las redes sociales al instante.

El ex campeón de UFC continúa con su recuperación después de haberse sometido a una cirugía tras haberse fracturado la tibia y el peroné de su pierna izquierda en julio durante una pelea de peso ligero en Las Vegas, que terminó siendo triunfo para el estadounidense Dustin Poirier.