Había quedado a deber, eso es un hecho, tanto en 2021 como a comienzos de este 2022 pero como los grandes, a la hora cero, cuando llegan los momentos decisivos, Francisco Lindor ha sacado la castay ahora mismo, dentro del gran presente de los Mets de Nueva York, el boricua se está erigiendo como el gran referente ofensivo.

Para muchos incluso se trata de un pelotero subestimado y hasta cierto punto es real que Lindor no cuenta con la plataforma mediática de otros como Aaron Judge, Shohei Ohtani, Mookie Betts y hasta su propio compañero de equipo, Pete Alonso, por momentos ha cobrado mas prominencia por su producción jonronera y sus impulsadas, siendo considerado hasta como candidato para el MVP.

A la hora cero

El gran salto tanto en el orden cualitativo como en el cuantitativo llegó en buena medida, gracias al desborde ofensivo de Lindor en el mes de julio, donde bateó para 320 de average con 5 jonrones, 14 impulsadas, cinco dobles y un triple, dentro de un total de 32 hits.

Hasta un récord de franquicia batió el puertorriqueño en este período, el de carreras impulsadas para un torpedero de los Mets que estaba en poder del dominicano José Reyes desde 2006 con 81 remolcadas.

Un revulsivo

Lindor fue al catalizador del despertar ofensivo de un quipo que estaba subsistiendo a base del buen pitcheo de hombres como Carlos Carrasco, Chris Bassitt y Taijuan Walker,quienes debieron asumir ante las ausencias de Max Scherzer y Jacob DeGrom.

Y fue así,entre finales de mayo y comienzos de julio, los Mets apenas se acercaban a los 250 de promedio colectivo, pero en julio compilaron para 300, tal como refiere MLB.com y si hoy, al segundo de escribir este texto, el elenco de Queens es más líder que nunca en la división este de la Liga Nacional con marca de 75-41, es gracias al despertar de los bates en este tramo de temporada con Francisco Lindor como figura principal.

Si algo necesitaba Francisco Lindor para despejar las dudas respecto a su calidad era vivir un momento como este, bateando 267 con 20 jonrones y 82 careras impulsadas y dando la impresión de que o mejor está por venir…entonces no hay más nada que decir.