Al convertirse en el primer afroamericano en las Grandes Ligas de Béisbol en el siglo XX, Robinson enfrentó duras críticas de los fanáticos, otros jugadores e incluso sus propios compañeros de equipo. Sin embargo, a medida que avanzaba la temporada, las críticas disminuyeron y los elogios aumentaron.

Sin embargo, los Dodgers casi tuvieron un levantamiento interno liderado por sus jugadores sureños, las amenazas de muerte llegaron al correo de Robinson, el comisionado de béisbol advirtió al gerente de los Filis de Filadelfia y a los jugadores por sus excesivas burlas raciales durante un juego, y en San Luis, los cardenales se rehusaban a jugar en el mismo campo que un hombre negro. Aún así, Robinson logró superar estos problemas para ser nombrado Novato del Año, y ayudó a llevar a los Dodgers a la Serie Mundial al final de la temporada.

No obstante, el momento del debut de Robinson alentó las críticas hacia él. El juego había existido durante más de 50 años, pero un jugador afroamericano cambió las cosas tal como eran conocidas. Pero, si hubo un jugador que lo superó todo, ese jugador sin duda fue Jackie Robinson.

Nacido el 31 de enero de 1919 en El Cairo, Georgia, Jack Roosevelt Robinson fue trasplantado a California porque su madre pensó que sus hijos tendríanuna vida mejor allí que en el sur estrictamente segregado. Sin embargo, la familia enfrentó discriminación durante la infancia de Jackie desde que su madre compró una casa en un barrio blanco.

La familia luchó durante los años de depresión cuando Jackie se convirtió en adolescente, al mismo tiempo que descubrió su destreza atlética porque su hermano, un atleta olímpico, lo inspiró a probar los deportes. Robinson se convirtió en atleta de cuatro deportes en la escuela secundaria técnica John Muir, compitiendo en fútbol americano, baloncesto, béisbol y atletismo. Más tarde llevaría su fama deportiva a Pasadena Junior College antes de inscribirse en UCLA, donde se convertiría en el primer atleta en la historia de la universidad en cuatro deportes durante su primer año. Conoció a su futura esposa, Rachel, en la universidad en 1941, y se casarían después de su breve paso por el ejército.

LaSegunda Guerra Mundial cambió América. Los amigos se convirtieron en enemigos, las mujeres trabajaban, el Partido Comunista ganaba poder y los activistas negros comenzaban lentamente el Movimiento por los Derechos Civiles.

Como “pasatiempo nacional” de Estados Unidos, se suponía que el béisbol era un alivio y un escape para los aficionados que vivían en ese Estados Unidos cambiante y confuso. Sin embargo,la presencia de Robinson convirtió incluso al béisbol en una parte confusa de la sociedad estadounidense cuando más necesitaba la normalidad. El juego había sido una imagen reflejada de la sociedad desde el cambio de siglo, con negros y blancos jugando por separado.

No era ningún secreto que las Ligas Negras no brindaban las mismas oportunidades que las Grandes Ligas, pero hubo pocas quejas al respecto hasta la era de la Segunda Guerra Mundial, cuando los jugadores comenzaron a obtener pruebas. El lanzador Nate Moreland y Robinson tuvieron pruebas con los Medias Blancas en 1942, justo antes del alistamiento militar de Robinson. El manager Jimmy Dykes dijo de Robinson, quien tenía una pierna adolorida ese día, “Odiaría verlo con dos piernas sanas. Vale 50.000 dólares del dinero de cualquiera”. Sin embargo, sus $ 50,000 no fueron para Robinson, ya que Dykes despidió a ambos jugadores, a pesar de que estaba a favor de la integración.

Ese despido, así como varios otros durante la década de 1940, mostró que el béisbol no estaba listo para cambiar durante los años de guerra. Las actitudes estadounidenses de la posguerra permitieron a Rickey llevar a cabo su experimento, y aunque algunos dentro del juego y Estados Unidos se opusieron, el béisbol se convirtió en una de las primeras empresas estadounidenses en integrarse. Antes de la temporada de 1947, Wendell Smith de The Pittsburgh Courier le dio a Robinson la oportunidad de escribir una breve columna que relata su viaje cada semana. The Courier era uno de los principales periódicos negros de Estados Unidos de la época, y Robinson se tomaba un tiempo cada semana para reflexionar sobre su temporada.

En una de sus primeras columnas, escribió sobre sus puntos de vista sobre la integración.

“Me parece que jugar béisbol es una cosa y el color de la piel de un hombre es otra… Espero que el color de mi piel no resulte ser mi mayor error”. Después de la temporada, volvió a tocar el tema, insistiendo en que sabía que los desafíos lo esperaban desde el momento en que entró en la caja de bateo. “Era inevitable, como la noche sigue al día, que mi presencia en las Grandes Ligas eventualmente fuera desafiada, oficial o extraoficialmente, por algún grupo dentro o fuera de las filas del béisbol”, escribió Robinson.

Al final resultó que, tenía razón.