Los Yankees de Nueva York, por medio de su gerente general Brian Cashman, ya iniciaron conversaciones con el agente del campocorto puertorriqueño Carlos Correa, quien se convirtió en agente libre tras la conclusión de la Serie Mundial la pasada semana.

De acuerdo a Jim Bowden, analista de béisbol para la cadena ESPN y un pasado gerente general para los Reds de Cincinnati y los Nationals de Washington, Cashman habría conversado por separado con los representantes de Correa y de Corey Seager,dos de una serie de campocortos de primer nivel que entraron al mercado a la conclusión de la campaña 2021.

Mientras, el diario Houston Chronicle reseñó unas declaraciones de Cashman en torno a la figura del boricua.

“(Correa) es un jugador muy talentoso, obviamente. Pone números con los mejores. Obviamente, ha tenido una carrera increíble hasta ahora”, dijo el gerente de los Yankees. “Ciertamente no tiene miedo. Él siguió adelante a pesar de las circunstancias. Claramente no tiene miedo porque (las consecuencias del robo de señales) no han afectado su juego”,abundó Cashman en referencia al escándalo de robos de señales en 2017.

Correa, quien acaba de jugar con los Astros de Houston su tercera Serie Mundial en cinco temporadas, tuvo este año una de sus mejores temporadas desde que debutó en las Mayores en 2015, y la mejor desde que comenzó a confrontar problemas de lesiones recurrentes en pasados años.

Mejoró su marca personal de cuadrangulares con 26 y volvió a acercarse a las 100 carreras empujadas al registrar 92 en un año en que estuvo saludable y demostró lo que puede aportar libre de lastimaduras.

According to sources #Yankees are in conversation with agents for both Corey Seager and Carlos Correa #Confirmed

Además de Correa y de Seager, quien culminó su contrato con los Dodgers de Los Ángeles, los otros torpederos que son agentes libres son el puertorriqueñoJavier Báez, Trevor Story y Andrelton Simmons.

En el caso de Correa, ya recibió una nueva oferta de parte de los Astros por $160 millones y cinco años, apenas cuatro días después de concluir la Serie Mundial, en que perdieron ante los Bravos de Atlanta en seis partidos.