El día de ayer se vivió uno de los momentos más emotivos en los que va de la temporada 2022. En el duelo entre los Mets de Nueva York y los Nacionales de Washington, el abridor del conjunto de la Gran Manzana, Carlos Carrasco, pudo disfrutar de una de las experiencias más bonitas que puede vivir cualquier pelotero en las Grandes Ligas y que curiosamente él no había tenido la oportunidad de sentir en sus propias carnes.

Estamos hablando de lo que significó lanzar por primera vez delante de su padre en más de 12 años de carrera como ligamayorista. Sí, por fin el señor Luis Carrasco tuvo la chance de ver lanzar a su muchacho en el mejor béisbol del mundo y encima, ganar y ofrecer un verdadero recital.

La actuación de Cookie fue de altura y categoría. En 5 innings solo toleró 4 imparables, dio 5 boletos y propinó 5 ponches sin permitir carreras, guiando de esta manera el triunfo de la escuadra metropolitana por pizarra de 5x0 sobre los Nats.

Un gran reencuentro

Lo más lindo de todo fue cuando el progenitor del ex de los Indios de Cleveland (hoy llamados Guardianes de Cleveland) fue el encargado de entregarle a su hijo el premio a mejor jugador del partido. Se trató de un cinturón estilo 'lucha libre' que seguramente el nacido en Barquisimeto, estado Lara, Venezuela, guardará con mucho amor y cariño.

Temporada de ensueño

Después de un primer ciclo tortuoso con los Mets en 2021, lo que está viviendo Carlos Luis es un verdadero idilio. Ahora mismo posee récord de 6 victorias y 1 derrota, lo que lo deja como el serpentinero con mejor registro en todas Las Mayores. Por otra parte, su efectividad es de 3.63 y ha propinado 51 chocolates en 57 entradas de labor.