Aunque los Yankees de Nueva York siguen siendo los líderes de la División Este de la Liga Americana y poseen el segundo mejor registro de todas las Grandes Ligas en esta temporada 2022, producto de 33 victorias y solo 15 derrotas (los Dodgers de los Ángeles tienen 33-14), el hecho de perder los últimos 2 juegos de su más reciente serie contra los Rays de Tampa, les dejó malheridos emocionalmente.

Para entender esto hay que remontarse a las zafras anteriores, donde el cuadro que dirige Kevin Cash ha sido un verdadero dolor de cabeza para los Bombarderos. Por eso, no es de extrañar lo que dijo Aaron Judge una vez que acabó el juego del domingo: "Tenemos mal sabor de boca".

LEER MÁS: Nadie quiere a Juan Soto de visita

Sin embargo, El Juez excusó el rendimiento de su conjunto basándose en la situación de la carga de encuentros, ya que los Mulos del Bronx disputaron 9 compromisos en los últimos 8 días. Sobre eso aseveró:

"Todos aquí están listos para salir todos los días. Sé que han sido bastantes juegos seguidos, pero tenemos mucho que demostrar".

Prendió la mecha

Algo que llamó mucho la atención de la alocución del jardinero derecho del cuadro de la Gran Manzana fue lo que expresó poco después de decir lo antes señalado. Cuando se le cuestionó sobre la persecución de los Rays en la división y la pelea por el banderín se mostró bastante más punzante en su discurso:

"Estamos en primer lugar. Eso es lo único que voy a mirar, dónde estamos en la clasificación. Es mejor que estar en segundo lugar, eso es seguro".

También añadió:

"Tenemos un buen club de béisbol aquí que ha estado funcionando estos primeros dos meses. Tuvimos un par de lesiones en las últimas semanas, pero eso no va a cambiar de qué se trata este equipo y qué podemos hacer".

¿Arriesgó demasiado?

Poco acostumbrados a ver este tipo de afirmaciones por parte de Judge, valdría la pena preguntarse si no perdió la compostura y puso mucha carne en el asador tan temprano. Por lo general, él siempre ha sido un toletero muy comedido ante la prensa y no es de estar alardeando. ¿Se le devolverán sus palabras como un boomerang o el tiempo le dará la razón? Será interesante averiguarlo.