El expelotero dominicano y miembro del Salón de la Fama de las Grandes Ligas David "Big Papi" Ortiz pasó un momento desagradable con uno de los más grandes exponentes de la actualidad en la música urbana.

De acuerdo a un artículo publicado por Felipe Vitola de Tork, la leyenda de los Medias Rojas de Boston y de la República Dominicana sufrió un percance con un Bugatti junto al El Alfa.

El vehículo de la casa francesa Bugatti, propiedad del rapero, se habría quemado sin razón aparente según un video publicado en la red social de instagram.

Ortiz que es reconocido fuera de los terrenos de juegos por mantener carros de alto coste podría tener en un futuro problemas si llegase a pedir un coche similar a la del cantante.

Este tipo de marcas es muy selectiva con sus clientes por más dinero que puedan tener.

Según reseñas de páginas de vehículos. El Bugatti que se quemó sin razón alguna podría llegar a los 3.000.000 millones de dólares americanos, mucho más que cualquier casa en los Estados Unidos de familia de clase media alta.

Hace unos meses, en una entrevista realizada por el periodista Yancen Pujols, el extoletero habló sobre las maravillas que tiene dentro de su garaje en la que prefiere los italianos ante que los franceses.

Entre los vehículos que ha preferido Ortiz durante su carrera activa y ahora en el retiro son básicos: Ferrari, Lamborghini, Mercedes-Benz y ahora un Rolls Roys Dawn que es su favorito.

El exinicialista y bateador designado echó una reflexión hace meses en dos puntos. Sobre tener un auto de alta gama y también sobre los jugadores novatos que quieren comprarse uno con sus primeros sueldos.

"El Lamborghini es para quién quiere ser grande, Ferrari para quien es alguien", alabó el dominicano en referencia a la marca histórica de la Fórmula 1 y de la serie Magnum PI.

Sobre los novatos explicó.

"Tu no te puedes matar la motivación desde un principio", dijo David Ortiz en referencia a los nuevos talentos que compran vehículos de alta gama en cuando apenas se van formando o recibiendo un bono por una novena de las Grandes Ligas.

Ortiz a lo largo de su carrera deportiva ganó más de 150 millones de dólares. Evidentemente compararlo con un jugador de la actualidad  es complejo. Peo para la época  sí fue mucho dinero.