El mejor equipo de la historia de Grandes Ligas cuenta con 27 campeonatos de Serie Mundial, por mucho, más que cualquier otro equipo, pero han pasado 12 temporadas desde que levantaron su último trofeo del comisionado, una de las sequias más larga de su historia.

Brian Cashman ha sido gerente general del equipo desde 1998, siendo parte de los últimos cuatro campeonatos del equipo. De cara a la temporada 2022, cree que el equipo cuenta con las piezas necesarias para competir por el trofeo de la Serie Mundial y rechaza la noción de que la franquicia se encuentra en medio de un tramo árido.

El miércoles se le preguntó sobre la sequía de campeonatos del equipo, pero no estuvo de acuerdo con la premisa. Hizo referencia a la edición de 2017 de los Yankees, que resurgieron después de una breve reconstrucción, perdiendo una serie de siete juegos contra los Astros de Houston, un eventual campeón que luego se descubrió que estaba usando una operación ilegal de robo de señales.

“Lo único que nos detuvo fue algo tan ilegal y horrible”, dijo Cashman a  The Athletic.

En 2017, Nueva York tuvo marca de 91-71 en la temporada regular y reclamó un lugar en el juego de comodines de la Liga Americana. Después de vencer a los Mellizos en el juego de eliminación simple, los Yankees derrotaron a los indios en cinco juegos en la Serie Divisional de la Liga Americana para ser igualados con los Astros en la Serie de Campeonato.

Los Astros se recuperaron de un déficit de 3-2 en la Serie de Campeonato de la Liga Americana para avanzar a la Serie Mundial, todo mientras utilizaban una cámara ilegal para robar señales y transmitirlas a los bateadores en tiempo real, según descubrió y reveló la oficina del comisionado Rob Manfred en un informe de 2020.

“Así que me ofendo cuando empiezo a escuchar que no hemos estado en la Serie Mundial desde 2009. Porque estoy como, ‘Bueno, creo que en realidad lo hicimos de la manera correcta'. Hicimos los movimientos adecuados, desarrollamos y firmamos bien. Lo único que nos descarriló fue una circunstancia de trampa que nos despistó. No llegamos a la Serie Mundial en el 2017 por la trampa de los Astros de Houston”, agregó Cashman.

 

No estaba enojado. Su tono era nivelado. Es cierto, razonó, que los Yankees no ganan desde 2009.

"Estamos de vuelta en eso. Cada año, todavía estamos de vuelta en eso. Hemos estado clasificando para la postemporada, y vamos a llevar a este equipo tan lejos como podamos, y con suerte podemos seguir adelante”.

 

Cashman trabaja y escucha las quejas de una fanaticada acostumbrada a algo más glorioso que los octubres de una sola noche. Ha trabajado para moderar esta desesperación al implementar un enfoque más desapasionado y sensato que ha gobernado la organización durante las últimas temporadas.

“Los fanáticos, son fanáticos por una razón”, dijo Cashman. “Realmente no les importa cómo se suma todo. Solo quieren ser el último equipo en pie. Al igual que nosotros. Pero mi trabajo, y el trabajo de nuestra oficina principal, es encontrar una manera dentro de las restricciones actuales que tenemos y las opciones que están disponibles: 'OK, ¿qué podemos encontrar para resolver estos problemas, lo más rápido posible?'”, comentaba Cashman.

Durante el invierno, Cashman identificó la defensa dentro del cuadro como una debilidad. Después del cierre patronal, el equipo cambió a Minnesota por el antesalista Josh Donaldson, el campocorto Isiah Kiner-Falefa y el receptor Ben Rortvedt. La adquisición de Donaldson, el Jugador Más Valioso de la Liga Americana de 2015, fue por mucho el mayor revuelo en el invierno del equipo. Los Yankees se mantuvieron al margen mientras agentes libres importantes como Freddie Freeman, Corey Seager y el ex campocorto de los Astros, Carlos Correa, firmaron en otro lugar.