Bien sabemos que las trampas en el deporte son malas en todo el sentido de la palabra y mucho más aún cuando dices que no has hecho absolutamente nada e igual te descubren, caso de entre los Yankees de Nueva York y los Astros de Houston, equipos que en tres años consecutivos cometieron el riesgoso pecado de andar en robo de señas que se hicieron entre los años 2015 y 2016 de Nueva York comparando el robo de señales de la serie mundial del 2017 de los Astros de Houston.

El equipo que para entonces era dirigido por AJ Hinch tenía una simpática forma de ver cómo esto para ellos surtía mucho efecto, pues tenemos claro que el jueguito que tenían para descifrar el tema de los lanzadores en cuestión era ni más ni menos que el del toque del bote de basura con un lenguaje sonoro para los tipos de pitcheo que podrían soltar los rivales de turno, una ingeniosa forma, sin embargo, igual bastante triste por parte del equipo campeón de ese año, Los Astros.

Brendan Cuty de NJ.com reveló que al inicio Cashman acotó lo siguiente: “No creo que nadie vaya a bailar con la melodía que está cantando. Yo diría que se llama desvío, él tratando de equiparar probablemente el equivalente de una multa de estacionamiento a quizás 162 delitos graves. No creo que nadie vaya a creer eso”.

Cashman también recordó que la multa de los 100 mil dólares no es ni de cerca el pecado que tuvieron que pagar los Astros perdiendo varios años de selección en primera ronda y también despidiendo a Hinch y Lunhow en la temporada muerta, revelando lo siguiente: “Como recordarán, perdieron varios años de selecciones de primera ronda. Fueron multados con millones de dólares y decidieron despedir a su gerente (A.J. Hinch) y al gerente general (Jeff Luhnow) debido a sus acciones”.

“Encontré sus comentarios extremadamente extraños. Ahí está la carta, y tú también lo estabas haciendo. Estabas allí, amigo. ¿De qué estás hablando?”, fue lo que respondió Crane a Bob Nightingale del USA Today con todo el respeto que merece.

La magnitud de los castigos.

Los Yankees de Nueva York al dar razón de que sí, usaron su sala tecnológica para decodificar señales en cuestión y que de paso estuvieran en muchos aprietos decidiendo confesar, solo fueron multados con cien mil dólares. Sin embargo, el equipo de los Astros de Houston estuvo más evidente en sus acciones y fue descubierto en el pecado con una multa de 5 millones de dólares, perdiendo las selecciones del 2020 y el 2021, además de los despidos de Lunhow e Hinch.

En lo que concierne.

Muy particularmente está bastante bien hecho el castigo de las multas monetarias y también los despidos de los implicados en el problema en cuestión. Ahora bien, pareciera que faltara un poco más de salsa en el asunto y es que, de darse el caso que sea en una serie de campeonato, que vaya el equipo que jugó limpio y que si sucede en una serie mundial y gracias a esas trampas te llevas el trofeo, que se lo quiten a tu divisa y se lo den a tu rival conjuntamente con los anillos de campeón.

"No creo que nadie vaya a bailar con la melodía que está cantando, para ser honesto... Yo diría que él trata de equiparar un equivalente de una multa de estacionamiento a tal vez 162 delitos graves"

¿Qué opinan?