Si hay un pelotero en este mundo que lleva a los Yankees de Nueva York en lo más profundo de su corazón, ese es Brett Gardner. Al fin y al cabo fue el último pelotero de aquel plantel campeón de la Serie Mundial de 2009 frente a los Phillies de Philadelphia en salir de la institución. Aunque bueno, él conserva las esperanzas de regresar.

Después de haberle entregado su carrera profesional por entero al cuadro de la Gran Manzana y haber servido 14 años con el alma al club de sus amores, el experimentado jardinero de 38 años se mantiene en la agencia libre esperando no la oferta de un equipo, sino la de los Mulos del Bronx.

Si hoy no pertenece a ninguna escuadra y no está en activo, es justamente porque no quiere vestir otra casaca que no sea la de rayas. Varias franquicias llamaron a su puerta, pero él no abrió. Solo tiene algo en mente, un deseo que va más allá de todo, y ese es volver a ponerse el uniforme que tiene la N y la Y en el pecho.

Rechazó todo

Según el portal The Athletic, 2 conjuntos estuvieron altamente interesados en los servicios del oriundo de Holly Hill, Carolina del Sur. En concreto, fueron los Azulejos de Toronto y los actuales monarcas de la MLB, los Bravos de Atlanta, los que intentaron convencerlo de probar suerte en otro lugar que no sea el Yankee Stadium:

"Gardner, de 38 años, rechazó una oferta de 6 millones de dólares por un año de los Azulejos después de la conclusión del cierre patronal, dijeron las fuentes. Más recientemente, los Bravos midieron su interés después de enterarse de que el jardinero Eddie Rosario se perdería de 8 a 12 semanas mientras se recuperaba de un procedimiento con láser para corregir la visión borrosa y la hinchazón en su ojo derecho. Gardner se negó a aprovechar la oportunidad".Afirmó el prestigioso medio estadounidense.

Se aferra a su fe

Según diversas fuentes, Brett Gardner está esperando que los Yankees de Nueva York lo incluyan como refuerzo a mitad de temporada, razón por la cual tampoco anuncia su retiro de los diamantes. Con una línea ofensiva vitalicia de .256/.342/.398, 139 jonrones, 578 carreras impulsadas y 943 anotadas, este ganador del premio Guante de Oro en la zafra 2016 se ve con buenas probabilidades de volver a la que considera su casa.

La gran interrogante es: ¿Qué deben hacer los Bombarderos? Al fin y al cabo están teniendo un presente sumamente exitoso y no parece que esta adición les vaya a aportar demasiado, pero aun así, está en juego el tema de la lealtad, misma que Gardner está demostrando con creces y que espera que la organización a la que dio sus mejores años como deportista le retribuya. ¿Qué harías si la decisión estuviera en tus manos?