Piénselo. Traer a  Brett Gardner  de regreso en marzo, ¿cómo puede ser eso una buena idea?

Dado lo silenciosos que han estado los  Yankees de Nueva York  incluso cuando el resto de la liga comenzó a gastar, los movimientos de gama baja ciertamente se sienten más probables que firmas de mayor impacto.

Por frustrante que parezca, podrían tener  argumento en traer de regreso a Gardner.  En este momento, los Yankees, según FanGraphs , tienen nueve jugadores proyectados para producir líneas de bateo por encima del promedio de la liga, además de  Gio Urshela  y el receptor suplente  Kyle Higashioka.  Eso significa que actualmente tienen vacantes para los hombres 12º y 13º. Si lo contrataron explícitamente para desempeñar ese papel, Gardner parece un ajuste aceptable. Pero realmente no es el movimiento agresivo y el espíritu competidor que se espera del 'Imperio del Mal', no podemos imaginar un movimiento más pacifista y conforme que ese.

No tiene que ver con la carrera de Brett Gardner que ha sido satisfactoria en el Bronx pero sí  de  Brett Gardner de cara al 2022.

Sí, el veterano todavía posee las habilidades de un jugador de rol razonable. La velocidad de su pie permanece intacta, ubicándose en el percentil 83 por Statcast en 2021. Lo más importante es que puede jugar en cualquier posición de campo si es necesario.

La  destreza defensiva  de Gardner se ha erosionado un poco, con sus cifras de métricas avanzadas rondando el promedio en los últimos años, en contraste con su altísimo pico defensivo. Las reacciones y rutas de Gardner parecen menos nítidas, menos decisivas, incluso si su velocidad es superior. Aun así, la defensa promedio y versátil en el césped de los jardines es un activo importante como respaldo. En teoría,  Joey Gallo, Aaron Hicks y Aaron Judge  accionan de izquierda a derecha en los jardines de los Yankees. Si cuando surgen problemas de lesiones, Gardner puede ocupar hábilmente en cualquier posición,  así no sea ya ese gran  defensor, representa algo. Pero el asunto es, que ese aporte defensivo no es tan significativo ya y mucho menos respecto a  su déficit ofensivo.

Señalar cómo lució a finales de 2021,  registró un .762 OPS en la segunda mitad y una marca de .815 en agosto. No es algo que se quiera escuchar, porque es terrible, pero estamos obligado a informar.

Con el bate,  lo más obtenemos es una línea de bateo mediocre, y con la edad ha disminuido su juego. Lo positivo es la disciplina del plato que ha permitido a Gardner sobrevivir a los estragos del tiempo. En 2021, tuvo una tasa de boletos de primer nivel. Eso apenas mantiene a flote el bate de Gardner. El año pasado, Gardner presentó un escaso .269 BABIP y .140 ISO, hablando de su incapacidad para golpear la pelota con autoridad. Pero su habilidad en la base significó que su línea de .222 / .327 / .369 equivalía a un 93 wRC +, a  distancia del promedio. Steamer proyecta una producción casi idéntica de Gardner en 2022: una línea .228 / .322 / .372 y una 92 ​​wRC +. Podríamos ser menos tajantes y asumir que eso junto con una defensa respetable, lo convierte en un cuarto jardinero. Pero la realidad es que ese es  el escenario más optimista posible.  Y desencanta, no por Gardner sino por lo que podría implicar.

Explicamos: el problema de encontrar un jardinero suplente se debe al hecho de que el equipo luego no puede  fichar a un jardinero superior y etiquetarlo como el cuarto, un  Michael Conforto o Nick Castellanos,  no los firmarían. Un jugador de esos perfiles, simplemente esperan el momento oportuno para que  Gallo o Judge  necesiten un descanso. Tienes que encontrar un jugador que no sea lo suficientemente bueno como para exigir un puesto inicial desde el primer día, pero que no sea lo suficientemente malo como para matarse cuando surjan inevitablemente oportunidades para jugar. Gardner encaja en ese último.  Preferimos algo mejor. 

La permanencia de Gardner en los Yankees ha sido en general maravillosa, y después del 2020 sin fanáticos y acortado por la pandemia, entiendo completamente por qué los Yankees se apoyaron en el sentimentalismo y se adaptaron a los caprichos del jardinero central. También había comenzado en el lugar de  Clint Frazier  durante los playoffs de 2020 y había toda razón de llamarse a sí mismo esencial para el éxito de los Bombarderos.

En este punto de su carrera,  cuando Gardner trabaja demasiado, se vuelve ineficaz. Y cuando eres el quinto jardinero de los Yankees, ciertamente terminas con exceso de trabajo, porque inevitablemente te conviertes en el cuarto jardinero y luego, ya para mediados de mayo, comienzas todos los días.

Por supuesto, el argumento para mantener a Gardner cerca depende en gran medida de si los Yankees realmente pueden mantenerlo en el puesto de reserva para el que es adecuado. Cuando una plaga de lesiones empujaron su nombre a la alineación todos los días cerca del comienzo del año pasado, Gardner se veía sobrecargado en un papel titular, con solo un aumento al final de la temporada salvando su línea general.

La  tragedia de ver a Gardner en el roster entrando en 2022  no tiene que ver con su presencia, la cual es agradable. Pero sí indicaría otra falla en la construcción del equipo al terreno para un equipo plagado de diversos problemas y huecos.

Si Gardner vuelve a firmar y aparece en 140 juegos, como lo hizo la temporada pasada,  algo habrá salido mal.

Nueva York perdió de su lista de 40 hombres a  Clint Frazier, Rougned Odor y Tyler Wade  por absolutamente nada.

El equipo ha declarado una y otra vez que necesitan espacio para obtener un mejor, más rápido y más fuerte conjunto esta temporada.

Han querido llevar el mensaje de que sepamos que no dejarán piedra sin remover en la búsqueda de mejoras y descartarán a los jugadores previamente protegidos para  agregar talento en sobretodo donde más falta hace. 

Sin embargo, si reservan un lugar en el roster para Brett Gardner durante todo el invierno, todo esto habrá sido una mentira. Por eso marcará un desastre.