No fue una pelota cruzando la valla de jonrón o un contundente batazo a la pared. Ni siquiera fue un sencillo dentro del cuadro superado por pura velocidad.

El bateador emergente de los Astros, Aledmys Díaz, golpeó una bola rápida de 98.2 mph del relevista de los Bravos Tyler Matzek a 70.7 mph desde el bate con un ángulo de lanzamiento de 39 grados. La pelota viajó 232 pies. Sin embargo, en la parte alta de la octava entrada, eso fue todo lo que se necesitó para romper el juego sin hits combinado que Atlanta había estado tirando contra Houston en el Juego 3 de la Serie Mundial.

Pero ese hit fue uno de los dos únicos en la noche para los Astros, ya que sus bates fueron silenciados por una salida estelar del abridor Ian Anderson y una gran actuación en el cierre del bullpen.

Un doble productor de Austin Riley en el tercer episodio y un jonrón solitario de Travis d'Arnaud en el octavo fue toda la producción de carreras que Atlanta necesitaría, ya que ganó 2-0 el viernes por la noche para tomar una ventaja de 2-1 en la serie.

 

El abridor Ian Anderson, quien ingresó al inicio con efectividad de 1.47 en postemporada, brilló en cinco entradas. Permitió solo tres bases por bolas y ponchó a cuatro mientras mantenía a los Astros fuera de la columna de hits.

Después de que salió antes del comienzo de la sexta, AJ Minter y Luke Jackson mantuvieron el juego sin hits mientras lanzaban cada uno una entrada. Matzek permitió el sencillo a Díaz, pero escapó de su entrada sin ninguna carrera. Un batazo que en la mayoría de casos, el 85% de las veces para ser exactos, es out. Así que muchos consideraron el inoportuno hit como un error de Eddie Rosario, de esos que no se anotan.

Will Smith terminó el trabajo en el noveno.