El nombre de Pilar Ximena Adamo quizá no salía en las grandes marquesinas del beisbol dominicana, pero era alguien importante en el micro mundo de las academia. Ella es la fundadora y propietaria de la academia de béisbol RC3, además de RC3 Sports Managment y RC3 International Baseball Academy, según lo reporta el periodista Nathanael Pérez Neró en el Diario Libre.

¿Y qué de noticioso hay en todo esto? Sencillo, está detenida en Miami por un supuesto fraude. Esta inversionista fue detenida y apresada y para dejar la cárcel tuvo que pagar una fianza de US$17,500, el 21 de noviembre, dice Pèrez Neró. ¿De qué se le acusa?

Según Pérez Neró a la susodicha se le acusa de “delitos de falsificación de documentos, emisión de instrumento falsos y hurto mayor en segundo grado. El viernes 16 de diciembre será la audiencia donde comparecerá ante la jueza Cristina Miranda“.

Todo el negocio de la ciudadana neogranadina se centra en desarrollo de jugadores y organización y montaje de eventos. Tiene sedes en Miami, Colombia y República Dominicana. En su cuenta de Instagram, la empresa RC3 promociona a prospectos para ser reclutados en 2023, aunque de momento no hay registro de firmas importantes.

Esta mujer colombiana y estadounidense, de 45 años de edad, llegó al país de la mano del expelotero Marcos Cabral, quien jugó en ligas menores entre 2003 y 2012 y participó en la Lidom con las Águilas entre 2007 y 2010.

En su sitio de Instagram se encarga de vender los prospectos que se podrán firmar en 2023, pero no hay ninguno relevante o que llame la atención. Lo cierto del caso es que con este proceso que se le llevará a cabo todos esos jóvenes que ansiaban ser vistos en algún showcase quedarán en el limbo.

“El caso ilustra cómo la millonaria industria de reclutamiento y desarrollo de peloteros en la República Dominicana se ha convertido en un imán para actores variopintos. El 15 del corriente mes se cierra el mercado de fichajes de este 2022, pero en 2021 los equipos de las Grandes Ligas destinaron US$82,3 millones solo en el reclutamiento de dominicanos“, escribe Pérez Neró en el diario Libre.

¿De qué se le acusa?

Al parecer, Adamo quiso contratar un vuelo privado entre California y Florida. Para poder prestar el servicio la empresa de los vuelos charter le exigió una prueba bancaria, para ver si poseía los fondos para pagar el servicio. La persona envió por correo una prueba de que en su cuenta Region’s Bank contaba con 56 mil dólares.

Pero todo fue una trama palurda y mal montada. Adamo manipuló el correo electrónico y la transacción nunca se llevó a cabo. Al parecer, según consta en el expediente, se falsificó la transferencia y los fondos nunca llegaron al destino que se había indicado.

Esta no es la primera vez que esta persona se mete en problemas con la justicia. Ya en febrero de este año, a una de sus empresa se les obligó a pagar la bicoca de 928 mil de los verdes a la empresa Caliburn International por incumplimiento de contratos.

Esperemos a ver qué pasa.