Mucho se ha elogiado el bateo de los Yankees de Nueva York en lo que va de esta temporada 2022 de las Grandes Ligas. Entre los hombres más destacados está Anthony Rizzo, inicialista que desde el año pasado forma parte de la escuadra de la Gran Manzana y que hasta aquí ha exhibido un rendimiento ofensivo decente, eso sí, sin ser espectacular.

Durante la presente zafra colecciona una línea de bateo de .221/.334/.488, con 19 jonrones, 10 d0bletes, 49 carreras impulsadas y 42 anotadas. Esto le ha valido para sostenerse en la posición de manera indiscutida y también dentro del lineup titutlar de un equipo que ha arrasado con todos en este ciclo.

Sin embargo, hoy asombró al mundo con una de sus habilidades principales: su asombrosa defensa. Muchas veces se olvida que Rizzo es poseedor de 4 Guantes de Oro y 1 Guante de Platino, pero eso hoy volvió a quedar en evidencia.

Atrapada de locura

En un duelo en el que los Bombarderos estuvieron recibiendo no hitter hasta el séptimo episodio y el cual acabaron ganando en 10 entradas por pizarra de 6x3 a los Astros de Houston, Anthony se lució con una jugada que seguro quedará en la memoria de los presentes durante mucho tiempo.

Ante un batazo de Mauricio Dubón hacia la zona de foul, el primera base de los Yankees se jugó en físico muy cerca de la tribuna y se deslizó con el guante de revés para capturar una bola que parecía imposible de fildear.

La acción causó gran emoción en el Yankee Stadium por la complejidad que llevaba inmersa e incluso, fue tanto el furor que causó, que hasta sus propios compañeros, entre ellos el pitcher Néstor Cortés, le aplaudieron como fanáticos. Sencillamente increíble.