Hace más de 2 años Anthony Rendon se convirtió en la gran firma de los Angelinos de Los Ángeles con un contrato de 245 millones de dólares por 7 temporadas. En aquel momento estaba en el Olimpo del béisbol mundial, recién había ganado la Serie Mundial con los Nacionales de Washington.

Además, logró ser tercero en la votación al Jugador Más Valioso de la Liga Nacional, lideró las Grandes Ligas en carreras impulsadas con 126 y la Liga Nacional en dobletes con 44, acudió al Juego de Estrellas a mitad de año y encima, ganó por holgado margen un Bate de Plata. Era el pelotero soñado.

Sin embargo, una vez en Los Ángeles las cosas se torcieron para él. Las lesiones le asediaron y sobre todo en el 2021, mermaron su rendimiento así como su tiempo de juego, reduciéndolo a un bajo promedio ofensivo de .240 puntos y a apenas 58 juegos.

Quiere volver a ser grande

No obstante, el pasado parece haber quedado atrás. Nos encontramos en pleno 2022 en los entrenamientos de primavera y Rendy está seguro de que las cosas comenzarán a ir mejor. De hecho, bromea cuando se le dice que los fanáticos de los Angels están decepcionados de su rendimiento hasta ahora diciendo con una sonrisa en la cara: "Tal vez puedan regresar y mirar alguna cinta. He estado jugando por un tiempo".

Para este tercera base de 31 años nacido en Houston, Texas, el 2022 es una nueva oportunidad para recuperar gran parte de esa versión suya que obtuvo ese convenio millonario del que está gozando.

De hecho, él mismo ha afirmado que los buenos tiempos pudieran regresar, ya que ha notado cómo su salud ha mejorado notablemente en los últimos meses.

"Es como la noche y el día, ya no siento nada que me apuñale en la ingle, así que eso es bueno". Afirmó.

En comparación con sus dolencias anteriores, Rendon también dijo lo siguiente:

"Ni siquiera podía rotar mis caderas y si miras hacia atrás en los aspectos más destacados de los últimos dos años, mi pierna trasera no se mueve. No gira. No sabía por qué. Sabía que algo andaba mal, aunque cada resonancia magnética y La tomografía computarizada estaba limpia. Pero sentía este dolor por una razón, así que tuve que profundizar más y descubrir qué estaba pasando".

Una dupla de ensueño

Aparte del tema físico de Anthony Rendon, otra de las cuestiones que más importa a la fanaticada angelina es la 'mancuerna' que podría formar con Mike Trout en el apartado ofensivo de la alineación. Sobre ese aspecto el dorsal 6 hizo énfasis con estas palabras:

"Si estamos al mismo tiempo creo que obviamente seremos mejores. Ojalá eso pueda suceder este año".