Nos costó mucho admitirlo. Nunca se trató de un jugador aún productivo que era castigado cruelmente antes de que pudiese lograr la marca de 700 jonrones. Los Yankees de Nueva York, ni ningún otro equipo, se iban a auto lastimar de esa forma.

El responsable de que su carrera terminara abruptamente esa temporada en la que anunciaba su cese de juegos con los Yankees, es solo él.

Había logrado superar lesiones y se la había ingeniado para producir. Pero llegó ese año en que su producción mermó. Sus estadísticas no dan credibilidad a las teorías de conspiración. Y están sus muchos errores. No sólo la acción de hacer trampa también el cómo manejar con responsabilidad y franqueza las cosas al asumir los errores. Fueron fallas tras fallas.

Hace seis años del retiro de Alex Rodríguez de las Grandes Ligas de Béisbol. Su último juego sería un 12 de agosto y, a pesar de los rumores que circulaban de que en realidad era solo su tiempo como jugador de los Yankees lo  llegaba a su fin, aseguró a los fanáticos que no tenía intención de jugar para otro equipo. Efectivamente no volvió a jugar.

No sabemos si por sentimiento, o porque su carrera no daba más. Estaba en medio de, por mucho, la peor temporada de su carrera: terminó con una línea ofensiva de .200/.247/.351 con una mísera tasa de boletos del 5.8 por ciento, una tasa de ponches del 27.6 por ciento y 56 wRC+ en 65 juegos. Por primera vez desde que tenía 19 años, tuvo un fWAR negativo. La temporada 2016 de A-Rod fue realmente difícil de ver.

Se vio arrastrando con numerosos problemas de salud al final de su carrera, pese a ello había sido un bateador muy productivo cuando estaba en el terreno, considerando su edad, por lo que era difícil imaginar una temporada peor que esa del 2016 para un gran jugador como él.

A-Rod fue un favorito de la afición yankee, como también lo fueron los miembros Salón de la Fama Mariano Rivera y Derek Jeter o lo es Aaron Judge hoy día.

A-Rod llegó un día a Nueva York a cambiado a los Yankees. Alfonso Soriano y Joaquín Arias (que fue incluído en el trato como un 'jugador a ser nombrado más tarde') fueron parte del paquete que se fue para hacer posible su llegada al Bronx.

Alex, una superestrella con una de las mejores carreras de la historia fue increíble como yanqui. En 12 temporadas, incluidas sus temporadas de 36 a 40 años  cuando su producción comenzó a disminuir notablemente, recortó .283/.378/.523 con 351 jonrones, 138 wRC+ y 51.7 fWAR. Si consideramos solo su pico con el equipo, que fue básicamente su temporada de 28 a 35 años, se ubica entre algunos de los mejores de todos los tiempos: .295/.391/.550 con 284 jonrones, 128 bases robadas, 147 wRC+ y 47 fWAR en solo ocho temporadas.

En su carrera, A-Rod terminó recortando .295/.380/.550 con 141 wRC+ y 113.7 fWAR. Publicó un fWAR negativo en solo tres temporadas: cuando tenía 18, 19 y 40 años. Se combinó para jugar solo 130 juegos colectivamente en esas temporadas.

El dominicano fue la definición misma de un jugador de cinco herramientas, no había nada que A-Rod no pudiera hacer en cualquier aspecto del juego.

Pero todo lo dicho suena muy rosa y realmente no toda su carrera es lo linda que se lee hasta ahora aquí.

A pesar de poseer todo el talento del mundo, desafortunadamente, ninguna conversación sobre A-Rod está completa sin mencionar su uso de esteroides. A-Rod manejó las acusaciones con poca gracia, mintiendo variasveces frente a la creciente evidencia, antes de finalmente recibir lo que fue, en ese momento, la suspensión más larga relacionada con PED por sus vínculos con el escándalo de Biogénesis.

También está el hecho de que, a pesar de todo su éxito en la temporada regular, tuvo una racha muy dura de malas actuaciones en la postemporada. Por supuesto, gran parte de esa conversación desapareció en 2009 cuando fue un factor importante en la victoria número 27  y más reciente de los Yankees en la Serie Mundial, pero dada su nivel y, sobre todo, su salario, muchos fanáticos de los Yankees todavía les cuesta mucho perdonarlo por no rendir más en postemporada mientras estuvo en el club.

Las cosas positivas que finalmente lo rodearon después de lograr ese título de 2009, fueron de corta duración, ya que solo cuatro cortos meses después, una vez más fue vinculado públicamente a un mayor uso de esteroides.

Más allá de los errores y explicar las malas decisiones, él, un hombre de 39 años con una carrera en el Salón de la Fama a sus espaldas en ese entonces, esencialmente prometía comportarse en el futuro.

En los seis años transcurridos desde que renunció, ha trabajado mucho para tratar de rehabilitar su imagen públicay lleva crédito por eso, pero, mirando hacia atrás, es muy difícil ignorar sus mentiras. Más difícil ha sido superar sus mentiras, que perdonar sus errores.