Cuando hablamos de que el béisbol nos ofrece maravillas como solo este deporte lo sabe hacer no solamente hablamos de los partidos que estamos acostumbrados a ver de las grandes ligas apoyando a los nuestros, sino que también el hecho de que son personas increíbles vale mucho la pena decirlo y hacerlo para pro de lo que son, uno más como tú y como yo que sabe el peso que conlleva ser una personalidad del mundo del deporte y que debe jugar lo más limpio posible.

Pues sí, cuando hablamos de jugar limpio no nos referimos solamente a tener una carrera lejos de las sustancias prohibidas. Eso, de primera mano es algo que es de  ley para todos y cada uno de los que hacen vida en las mayores y que creen que por ser quienes son, no los van a descubrir o siquiera dejar que los señalen. En el caso de Pujols, hablamos de que es una persona humilde y que ha buscado más contacto con el equipo de Cardenales y obviamente la fanaticada que lo vio explotar tantos años como pelotero profesional en las mayores.

Recordemos que, Albert Pujols ha participado en diversas novenas en las Grandes Ligas como lo son el equipo de Cardenales, pasando posteriormente a jugar con los Angelinos de Anaheim terminando de hacer el viaje al otro equipo de la ciudad, sí, los Dodgers de Los Ángeles, para posteriormente volver a la casa que lo acogió durante tantos años y donde fue recibido como conocemos realmente el dicho "con bombos y platillos".

Por si fuera poco, es de rescatar que estamos hablando  de una personalidad que está en gran gira y que solamente cuenta los partidos que le restan de la temporada (esperando que los Cardenales puedan pelear hasta octubre), sin embargo, pase lo que pase seguramente va a llegar con la frente en alto al final de esta campaña 2022.

Actualmente los números de Pujols son los siguientes:

Tiene: 2988 juegos, 11.160 turnos al bate, 3312 hits, 674 dobletes, 16 triples, 681 cuadrangulares, 2156 carreras empujadas, 1357 ponches, 116 bases robadas, average vitalicio de .297, porcentaje de embasado de .375, slugging de .543.

Resulta pues que antes del partido que celebrara el equipo de los Cardenales en contra de los Mets de Nueva York, habría la posibilidad de que la fanaticada dominicana se tomara fotos con el primera base, quien no dudó ni un segundo en otorgarle ni más ni menos que ese sueño cumplido a los paisanos, dándoles sin más una alegría del otro mundo.

Sin duda alguna estamos hablando de una personalidad que está más cerca que lejos de estar entrando al salón de la fama, a lo mejor no de manera unánime, pero seguro cuando se retire no pasarán más de dos años para que él llegue a Cooperstown como uno de los toleteros dominicanos más talentosos de toda la MLB y qué decir del salón de la fama de los Cardenales, indudablemente llegará allá.