Los Yankees de Nueva York vieron cortada hoy una racha de 7 triunfos al hilo por los siempre difíciles Mellizos de Minnesota, los cuales les propinaron una holgada derrota por pizarra de 8x1. Fue un encuentro donde los Bombarderos lucieron irreconocibles, puesto que no pudieron batear y al mismo tiempo, acabaron siendo maltratados por una muy eficiente ofensiva de los Twins.

Aun así, siguen siendo líderes indiscutidos de la División Este de la Liga Americana con récord de 40 victorias y 16 derrotas, mismo que los tiene también como el mejor equipo de todas las Grandes Ligas. Por su parte, los de Minneapolis mejoraron su foja a 33-25 y se sostienen como monarcas en la División Central del joven circuito con 4 juegos de ventaja por encima de los Guardianes de Cleveland.

Sin embargo, a pesar de la derrota de los Mulos del Bronx, hubo alguien que dejó muy en claro que aunque no está siendo su mejor momento con el madero, sí que puede aportar grandes cosas a la defensiva. Estamos hablando de Aaron Hicks, quien tuvo una intervención bastante destacada gracias a la potencia de su brazo.

Disparo legendario

Corría la parte baja del cuarto capítulo y aún se sostenía sobre la lomita por la visita el cubano Néstor Cortés. Había hombres en primera y segunda base y solo 1 out en la pizarra cuando el bateador de turno, Max Kepler, sacó una línea tendida hacia terrenos del bosque izquierdo, el cual estaba siendo custodiado por Hicks.

La conexión hizo que Gio Urshela, jugador que corría en la intermedia, intentara llegar a salvo a la goma para extender la ventaja de unos Twins que en ese momento vencían por marcador de 2x0, pero se encontró con el poderoso brazo de su excompañero.

Fue un tiro preciso y potente el que tuvo como destino la mascota de Kyle Higashioka, quien con toda la comodidad del mundo esperó en el plato al colombiano para retirarlo.