En una serie donde el favorito de todos es Memphis Grizzlies, me atreví a dar como favorito a Minnesota Timberwolves, sabiendo que tienen el talento para sorprender, un Patrick Beverley que juega un rol importante en la defensa y sobre todo porque entendía que Karl-Anthony Towns daría el paso al frente y lideraría a su equipo a una segunda ronda de playoffs. Para tomarme tal atrevimiento me base en como jugó el equipo de Minnesota en la regular y como le fue versus su actual rival.

Favoritos de primera ronda:

**Este**

Heat

Sizers

Bucks

Nets

**Oeste**

Suns

Utah

Warriors

Estos equipos se enfrentaron cuatro veces en la temporada regular, quedando la serie dividida a dos victorias por bando. En el primer encuentro, Memphis ganó en tiempo extras, 125 por 118. El segundo partido fue ganado por Minnesota con marcador aplastante, 138 por 95. En el tercer partido, Memphis le devolvió el favor ganándole 116 por 108, mientras en el ultimo partido Minnesota venció con marcador de 119 por 114, logrando cada equipo victorias en su casa.

En el primer partido de esta serie, Minnesota dio un paso al frente venciendo a Memphis en su casa y demostrando que cuenta con el talento para luchar en la serie. En el segundo partido, Memphis salió con todo y venció de manera contundente a su rival. Para el tercer partido, Minnesota que consiguió la ventaja de local con su victoria en la ruta, venía a poner el orden en casa, pero para lograr eso necesitaba de todas sus piezas y sobre todo de un líder que los guiara y mantuviera a flote en caso de perder el rumbo, ese líder debía ser Karl Towns, quien juega su segunda postemporada y debe demostrar que puede ser la cara de su equipo.

Towns promedió 24.6 puntos, 9.8 rebotes y 3.6 asistencias por juego lanzando para un 52.9% de campo y 41.0% de triples en la serie regular, fue elegido a su tercer juego de estrellas y ganó el concurso de triples, todo esto después de una temporada 2020-21 difícil en lo deportivo y personal. Aunque no con sus mejores acumulados, Towns demostró madurez en su juego y fue mencionado entre los 10 principales candidatos al premio Jugador Más Valioso que realiza la NBA en el Kia MVP Ladder, así que es posible que lo veamos siendo miembro de uno de los equipos All-NBA.

Este es el Towns que necesita Minnesota, un jugador maduro y experimentado, pero lamentablemente el jugador se desaparece convirtiéndose en un jugador sombra en los momentos donde su equipo más lo necesita. Es cierto, un partido malo lo tiene cualquiera y es comprensible, pero pongamos la situación en contexto.

En el partido del Play In entre el séptimo y octavo puesto, un juego importante para tratar de avanzar como séptimo sembrado. Minnesota se enfrentaba a Los Ángeles Clippers, un equipo duro y que había sorprendido durante la temporada regular, a pesar de no contar con sus dos principales figuras durante la mayor parte de la temporada.

Dicho partido fue ganado por Minnesota, pero Towns sólo encestó 11 puntos en igual cantidad de intentos al aro, mientras tiraba para un 27.3% de campo. Towns perdió cuatro balones y salió del partido quedando siete minutos del último cuarto con seis faltas personales. Por suerte la pareja de Anthony Edwards y D'Angelo Russell sacó la cara por el equipo encestando más del 50% de los puntos del equipo.  Repito un partido malo lo tienen hasta los mejores.

En el primer partido de la serie de primera ronda, Minnesota salió con todo en casa de su rival, Karl Towns había regresado del ‘viaje aquel donde partió’ en el partido del Play In, encestó 29 puntos y tomó 13 rebotes mientras lanzaba 18 tiros de campo con un 61.1% de efectividad. Anthony Edwards volvió a hacer lo suyo, encestó 36 puntos en su debut en un partido de postemporada. Minnesota lo lograba, primera victoria de la serie y en casa de su rival.

Para el segundo partido sabíamos que no iba a ser fácil, Memphis no podía darse el lujo de caer 0-2, pero Minnesota debía seguir su ímpetu y luchar con todo, para eso nuevamente necesitaría de sus mejores hombres. Anthony Edwards nuevamente lideraría en puntos al equipo mientras encestaba 20 puntos con un 43.8% de acierto. Towns nuevamente se desapareció con un partido por debajo del nivel esperado. Anotó 15 puntos y tomó 11 rebotes con siete disparos de campo mientras lanzaba para un 57.1% de campo, nada mal, aunque si llamativo que lanzará tan poco, así como llaman la atención sus 5 balones perdidos y 5 faltas personales. Minnesota caería apabullado en el segundo partido de la serie.

 

Anoche la serie llegaba al Target Center de Minnesota, los locales venían con intención de ganar el partido y efectivamente salieron con todo, llegando a la primera mitad con marcador 51 por 44. Pero veamos un poco más atrás, quedando poco más de 9 minutos del segundo cuarto, Minnesota ganaba 47 por 21, viendo el marcador final en la primera mitad, Memphis hizo una corrida de 23-4, algo inaceptable para un equipo en playoffs, dejando mucho que desear de la dirigencia y defensa del equipo.

Imponiendo su ritmo desde el primer minuto. Presión alta, robo de balón y salida rápida al contraataque.

 

En la segunda mitad, Minnesota nuevamente saldría con todo, hicieron una corrida de 28-10 restando dos minutos del reloj del tercer cuarto para ponerse arriba 79 por 54 sacando una ventaja de 25 puntos. A partir de ese momento, la corrida seria 13-4 a favor de Memphis, cerrando el tercer cuarto con marcador 83 por 67 a favor de los locales. Memphis que no tenía intención de rendirse hizo una corrida de 16-0 en el último cuarto para empatar el marcador a 83, es decir en un lapso de 6 minutos, Memphis hizo una corrida de 29-4. El daño estaba hecho y Memphis seguiría imparable hasta lograr la victoria 104 por 95.

Fallaron tantas cosas en este partido de Minnesota, la dirigencia no pidió tiempo y dejó que le realizaran semejantes corridas de puntos, la defensa no existió, la ofensiva se desapareció comandados por el jugador sombra, Karl Towns, quien encestó 6 puntos en el primer cuarto, con dos tiros de campos y volvió a encestar dos puntos quedando tres minutos del último cuarto.

Towns jugó 32 minutos, donde encestó ocho puntos, tomó cinco rebotes y concedió cinco bloqueos, mientras lanzaba sólo cuatro disparos de campo con efectividad de 75%, también perdió cuatro balones y concedió cinco faltas personales. Inaceptable que el jugador a ser llamado el líder del equipo realizara solo cuatro disparos de campo y que durara dos cuartos completos sin intentar disparos al aro.

2 FGA en el 1Q

1 FGA en el 2Q

0 FGA en el 3Q

1 FGA en el 4Q

Tres cuartos de nananina...😳

Es posible que Minnesota no pueda recuperarse luego de esta derrota, pero para hacerlo debe elevar el nivel, Towns debe ser más agresivo, pero también más inteligente, pues acumula casi igual número de balones perdidos y faltas personales que tiros de campo.

La inexperiencia e inmadurez emocional le paso factura a Minnesota, quienes luego de empezar bastante bien, tomaron muchas malas decisiones de tiros, cometiendo muchas faltas tontas y evitables. Además la dirigencia se debe revisar, el hombre con mejores porcentajes de tiros y llamado a ser el líder no puede ser la tercera opción de tiro del equipo, demostrando que hay un fallo estructural.

Por supuesto, siempre crédito al equipo de Memphis que no se rindió en ningún momento y a las grandes actuaciones de Desmond Bane con 26 puntos y con siete triples, Ja Morant con un triple doble y Brandon Clarke con 20 puntos saliendo desde la banca.

El cuarto partido de la serie se jugará el jueves a las 10:00 PM, hora dominicana.

¿Regresará de su viaje Karl Towns, el jugador sombra?