No hay ni un día de paz para Los Ángeles Lakers en este tramo de la temporada, cuando quedan pocos partidos para conocer a los clasificados a la postemporada y, sobre todo, a los que jugarán el play-in que determina los últimos dos lugares en los play-off.

Los Lakers perdieron en Salt Lake City ante Utah Jazz y regresó al puesto undécimo del Oeste empatado el récord con San Antonio Spurs, pero cayendo en el desempate entre ambos. Es decir, otra vez queda fuera del play-in. Utah ganó 122-109 a unos angelinos sin LeBron James y Anthony Davis, cortando así una racha de cinco derrotas consecutivas.

Termina así un mes horrendo para los Lakers. Marzo se salda con un 4-12 bien revelador. Y los de Los Ángeles solo han ganado 5 de sus últimos 21 partidos. Una racha impropia de su historia. Una imagen que a buen seguro abochorna a su afición que se ilusionaba en la previa con una situación muy diferente a la actual.

La superioridad local fue clara. Otra vez la defensa fue el talón de Aquiles de Lakers. Además, los de Vogel anduvieron errados desde el triple. Nunca dieron la impresión de poder pasar el examen de Salt Lake City. El máximo anotador visitante fue Russell Westbrook. Hizo 24 puntos y 7 asistencias. Y la mejor sorpresa, Dwight Howard. Peleó con Gobert y salió vivo. Logró 21 puntos y 12 rebotes.

Ahora se viene un día clave en las aspiraciones de los contendientes al play-in. Los Lakers jugarán a las 22:30 ante los Pelicans de Nueva Orleans (ubicados en el noveno lugar del Oeste), ya sabiendo el resultado del duelo entre San Antonio y Portland Trail Blazers). Los de LeBron y compañía necesitan una ayuda de los de Oregon y luego vencer a los Pelicans para respirar más tranquilos.