La derrota de los Brooklyn Nets ante Boston Celtics en una barrida sin atenuantes en la primera ronda de los playoff, sigue dando que hablar. No por el fracaso de uno de los super equipos de la temporada, sino por la ausencia de Kevin Durant en la segunda ronda de la postemporada, que se suma a la de LeBron James.

Si bien, por como se dio el curso del año era previsible que ambos estén fuera en esta instancia, la realidad es que la costumbre hizo que fuera un golpe para los fanáticos el ver que su actualidad no es la mejor, mpas allá de estuvieran en equipos muy talentosos con otras expectativas.

Por primera vez en diecisiete años, ninguno de los dos está en dicha instancia, lo cual genera un debate acerca de si su etapa de protagonismo acabó y son los nuevos talentos los que recibirán el testigo de ahora en más, animando la mejor parte de la temporada de la NBA.

Durante este lapso, ambos se enfrentaron en tres Finales, prevaleciendo Durant en dos de ellas cuando jugaba para Warriors y LeBron estaba en Cleveland, y siendo seleccionado Jugador Más Valioso. James, en tanto, ganó su única sobre Durant en 2012 cuando todavía militaba con el Miami Heat, mientras que el alero hacía lo propio con el Oklahoma City Thunder.

Pero a estas alturas de sus respectivas carreras, LeBron con 37 años, y Durant con 33, no parecen contar con 'buenos' proyectos rumbo a la próxima campaña. ¿Será que ya los vimos conquistar sus últimos campeonatos?

Hay analistas que consideran que aún es temprano para definir eso. Tanto Durant como James tienen una base sólida en sus equipos y, dependiendo que es lo que sucede en la agencia libre, podrían encarar una nueva temporada como favoritos al anillo.

Pero por otro lado, lo visto esta campaña deja la duda sobre si esto es posible. LeBron arrancará la próxima temporada regular con casi 38 años y deberá tener mucha ayuda en su equipo si quiere volver a lo más alto. Durant, por su parte, tiene la ilusión de que si se mantiene a Irving en el equipo y Simmons finalmente juega, puedan formar otro trío que imponga respeto en la liga.

Porque como dijo Michael Jordan una vez, "los jugadores ganan partidos, pero los equipos son los que ganan campeonatos"