Durante demasiado tiempo, mantuvo un récord vergonzoso que quería sacudir desesperadamente: 141 partidos de playoffs sin llegar a las Finales, más que nadie en la historia de la liga.

Hace cuatro días, Horford finalmente se deshizo de esa carga cuando los Boston Celtics llegaron a la ronda de campeonato. Y en su primer juego en el escenario más grande del deporte, toda esa frustración reprimida salió de él en una actuación espectacular.

 

Horford anotó 26 puntos, el máximo del equipo, en 9 de 12 tiros, acertando 6 de 8 triples, para llevar a los Celtics a una victoria de 120-108 sobre los Golden State Warriors.

Fue la mayor cantidad de triples que un jugador haya hecho en su debut en las Finales, así como un récord personal en triples para Horford.

Mientras se sentaba en el podio de la entrevista junto a su hijo de siete años, Ean, le preguntaron a Horfod qué significaba esto para él.

"Simplemente agradecido por esta oportunidad", dijo, mostrando una sonrisa. "Se trata simplemente de salir y jugar baloncesto al final del día. Eso es lo que es".

Horford no podría haber cronometrado mejor las cosas. Jayson Tatum estaba helado. Boston estaba 12 puntos abajo al ingresar al período final. Las cosas no pintaban bien. Pero Horford anotó 11 puntos en el último cuarto en 4 de 4 tiros, incluidos dos enormes triples. Jaylen Brown también agregó 10 de sus 24 puntos en ese momento, cuando los Celtics superaron a los Warriors 40-16 en el último cuarto.

Smart, quien tuvo 18 puntos, cinco rebotes y cuatro asistencias, dijo sobre Al:

"Él se pone a trabajar. Nadie merece estar aquí más que él. La forma en que se comporta profesionalmente, la profesionalidad con la que viene a este juego todos los días, sabíamos que era solo cuestión de tiempo para que tuviera un gran juego".

Después de firmar con los 76ers durante la agencia libre en 2019, la carrera de Horford dio algunos giros. Después de una temporada, fue cambiado a Oklahoma City, donde jugó solo 28 juegos la temporada pasada.

Cuando los Celtics lo readquirieron en un intercambio en junio pasado, tenía un problema en el hombro. Lo habían descartado. Quería probar que eso fue un error.

En lo que va de postemporada, Horford ha promediado 11,9 puntos, 9,6 rebotes y 3,5 asistencias en poco menos de 37 minutos por partido.