Aunque Stephen Curry es muy conocido en el mundo del baloncesto debido a su increíble puntería en los tiros de larga distancia eso no quedó evidenciado el pasado miércoles cuando fue invitado junto a su esposa, Ayesha Curry, a hacer el lanzamiento de inauguración del duelo entre los Atléticos de Oakland y los Astros de Houston en el RingCentral Coliseum. Allí el baloncestista que fue elegido como el MVP de las últimas finales de la NBA no pudo demostrar su capacidad.

En un acto conmemorativo, la pareja Curry realizó de manera simultánea el tiro al plato que daba por iniciada la jornada, pero la cosa no salió bien en términos de precisión. Mientras la señora Curry estrelló su tiro contra la hierba, su esposo lo mandó bien lejos.

Aunque la técnica sobre el montículo de Steph fue buena y presentó tal cual pitcher de Grandes Ligas con una llamativa mecánica, la esférica no fue en la dirección que él hubiera querido. Sin embargo, se lo tomó a risa al igual que su acompañante.

A juzgar por sus declaraciones posteriores, El Chef parece ser consciente de lo que estaba por ocurrirle, ya que afirmó:

"Todos mis amigos se burlaban de mí sobre lo malo que iba a ser mi lanzamiento... Me alegro de que (el catcher) lo haya recogido de la tierra y no me haya hecho quedar mal".

Mejor con el madero

Antes del lanzamiento inaugural, Stephen Curry tuvo unos minutos en la jaula de bateo y la verdad, allí se vio mucho mejor. Estuvo conectando algunas buenas pelotas hacia los jardines pero eso sí, con un swing heterodoxo y bastante peculiar.