Los Minnesota Timberwolves se encaminan a los playoffs de la NBA. A pesar de un esfuerzo menos que espectacular del gran hombre All-Star Karl-Anthony Towns, los Wolves pudieron derrotar a Los Angeles Clippers, 109-104, para asegurar el sembrado No. 7 en la Conferencia Oeste y asegurar un enfrentamiento de primera ronda. con los No. 2 Memphis Grizzlies. La aparición en la postemporada es la primera de Minnesota desde 2018, y solo la segunda desde 2004.

A pesar de la derrota, esta temporada no ha terminado para los Clippers, ya que sus esperanzas de playoffs siguen vivas. Ahora jugarán contra el ganador del juego de play-in entre los New Orleans Pelicans y los San Antonio Spurs. El ganador de ese juego asegurará el octavo sembrado en el Oeste y se enfrentará a los Phoenix Suns, los mejores sembrados, en la primera ronda. Sin embargo, antes de continuar con el torneo de entrada, aquí hay un vistazo a tres conclusiones clave de la victoria de Minnesota sobre L.A.

Una actuación épicamente pobre de Karl-Anthony Towns

Es difícil explicar lo mal que jugó Karl-Anthony Towns contra los Clippers, aunque sus números en bruto ayudan a contar la historia. Towns tuvo solo 11 puntos en 3 de 11 tiros desde el piso, junto con cinco rebotes y cuatro pérdidas de balón. No pudo encontrar ningún tipo de ritmo en la ofensiva, y estaba claramente molesto por el físico de Los Ángeles. Los problemas de faltas lo obligaron a ser tímido a la defensiva, por lo que tampoco fue un factor importante en el lado defensivo.

Finalmente, Towns cometió faltas después de jugar solo 24 minutos en total en el juego. Lo que es especialmente preocupante es el hecho de que las últimas dos faltas que Towns cometió demostraron una completa falta de conciencia por su parte. Cuando ya estás en problemas de faltas, y tan importante para tu equipo como lo es Towns, no puedes ser imprudente en la cancha, y eso es lo que él era.

Towns terminó el partido con más faltas (seis) y pérdidas de balón (cuatro) que tiros de campo convertidos (3). Es bastante sorprendente que los Timberwolves pudieran ganar el juego a pesar del pobre desempeño de Towns, lo que nos lleva a nuestra segunda conclusión.

Anthony Edwards, D'Angelo Russell Y Patrcik Beverley salvaron a Minnesota

Towns atravesó un momento difícil para tener posiblemente su peor juego de la temporada pero, afortunadamente para Minnesota, Anthony Edwards y D'Angelo Russell tomaron el relevo. Ambos jugadores lograron un gran tiro tras otro para Minnesota, y su producción combinada fue un catalizador importante en la contienda. Edwards terminó con 30 puntos y cinco rebotes, y Russell tuvo 29 puntos y seis asistencias.

Ambos jugadores estuvieron increíbles y sin duda brindaron a los fanáticos de Minnesota una razón para el optimismo de cara a una serie difícil con un muy buen equipo de los Grizzlies. Si esos dos pueden continuar jugando a un alto nivel, y Towns se recupera, serán difíciles para Memphis.

LA lideró por 10 con 8:54 restantes en el juego, y Karl-Anthony Towns , frustrado por estar en problemas de faltas durante todo el juego, salió por faltas con 7:34 restantes después de anotar solo 11 puntos. Pero Edwards anotó nueve de sus 30 puntos después de ese déficit de 10 puntos, y D'Angelo Russell encestó un par de grandes triples en los últimos cuatro minutos antes de terminar con 29 puntos para ayudar a Minnesota a prevalecer con una racha de 21-5.

Anthony Edwards y Patrick Beverley se pararon en la mesa de anotadores del Target Center, gritando y celebrando en una oda a un momento icónico en la historia de la franquicia de los Minnesota Timberwolves cuando Kevin Garnett se paró sobre la mesa y celebró en los playoffs de 2004.

Beverley ayudó a establecer la identidad actual de los Clippers de trabajar duro y su próxima mentalidad. En Minneapolis, el ajetreo rudimentario, la defensa dura y la valentía de Beverley han dejado una marca en una lista joven e impresionable.

Nada que recriminarle a Paul George

Los Clippers no pudieron irse con una victoria, pero no por falta de esfuerzo por parte de Paul George. En 41 minutos de acción, George anotó 34 puntos (incluidos 17 solo en el tercer cuarto), atrapó siete rebotes y repartió cinco asistencias, mientras jugaba su sólida defensa habitual en el otro extremo. También derribó seis de sus 12 intentos desde larga distancia.

En última instancia, la producción de George no fue suficiente y podría haber necesitado un poco más de ayuda. Reggie Jackson (17 puntos) fue el segundo máximo anotador del equipo, y solo otros dos jugadores, Norman Powell y Marcus Morris Sr., anotaron cifras de dos dígitos. En su próximo juego, los Clippers tendrán que hacer un mejor trabajo para proporcionar anotaciones suplementarias en torno a George.