Se podía pensar que la corta ausencia de LeBron James por su lesión en su ingle iba a complicar aún más el pésimo arranque de campaña de Los Ángeles Lakers en esta edición 2022-2023 de la NBA; pero resulta que ha sido todo lo contrario.

En ese momento, parecía que la crisis se iba a profundizar en California, y es cuando tenía que aparecer un líder ante la no presencia del “Rey”; era para que Anthony Davis se colocara la cinta de capitán (usando un término de fútbol) y pues ha tenido su mejor racha en lo personal.

Con la victoria de este domingo ante los Wizards, ya son ocho triunfos en los últimos diez partidos para los de Darvin Ham, algo que apenas es primera vez que sucede en esta edición, lo que les ha permitido abandonar el sótano de la conferencia del Oeste y acercarse más al selecto grupo de los ocho mejores.

En un partido de esos memorables en donde sobresalen los 55 puntos de Anthony Davis, de momento la cifra más alta en lo que va de temporada, complementando con 17 rebotes; si bien LeBron James está de vuelta, con sus 29 puntos, pero Davis no le ha querido regresar la cinta de capitán.

Otro aspecto que les generaba alta preocupación es el de Russell Westbrook y los constantes rumores de una salida vía intercambio hacia otra franquicia, ahora siendo jugador de rol en Los Ángeles; pero ha sido algo que han podido superar también, ya que el base no ha bajado de 15 puntos por encuentro.

Es simplemente otro equipo muy distinto al que se vio en los primeros doce encuentros, de los cuales solo pudieron conocer la victoria en par de ocasiones; era de esperarse, considerando que tienen jugadores con hambre de seguir ganando y triunfando, más aún con el recuerdo fresco de la eliminación en ronda regular de la temporada anterior.

Los triunfos van a seguir llegando de manera progresiva; entre otras razones porque LeBron James quiere seguir rompiendo récords a diestra y siniestra, y Davis no desea bajar su guardia y callar muchas bocas, ante tantos señalamientos por sus problemas físicos recientes.

De por sí, el ostentar el mismo registro de 8-2 en los 10 últimos juegos que también poseen los líderes del Oeste, los Suns y Pelicans, ya es una buena señal que se está en buen camino.