A un cuarto de esta temporada, los Lakers no han tenido una racha ganadora de más de tres juegos, y ese al que pueden agradecer a los dioses de la programación de la NBA por los juegos consecutivos en casa con los espantosos Houston Rockets después de una victoria contra Cleveland en Staples Center.

Anthony Davis dió su versión de porque los Lakers

"Somos los Lakers, así que cualquier equipo que enfrentemos será una rutina", dijo Davis. "Todo el mundo quiere vencer a los Lakers, AD, Bron y Russ, y Melo ... es evidente que cada vez que jugamos contra un equipo y los muchachos que están luchando desde tres o luchando en el campo o lo que sea, tienen grandes partidos contra nosotros".

Nos preguntamos, ¿las temporadas anteriores los Lakers no eran los Lakers? Las excusas de Davis no las compra ningún fanático. Los problemas de los Lakers van mas allá. El equipo tiene una de las ocho peores defensas de la NBA. Las combinaciones de Lebron James y Russel Westbrook juntos en cancha no logran ser lo suficientemente eficientes ofensivamente. No meten el triple como en años anteriores y no son tan dominantes en cuanto a los rebotes.

"Son viejos y no pueden estar frente a nadie", dijo recientemente un entrenador asistente rival a The Times.

Y el viernes, perdieron ante los Kings porque Sacramento disparó un montón de bandejas y porque los Lakers no pudieron mantener el ritmo.

La tarde de James, ayer comenzó cuando la NBA le multó con 15.000 dólares por una celebración obscena, en la victoria de los Lakers contra Indiana. Su día siguió mal firmando un pésimo partido. James calificó su juego del viernes como "horrible", sus siete pérdidas de balón equivalen a lo mismo que el resto de la alineación titular de los Lakers combinada.

Dijo que los Lakers pueden hablar de estar tranquilos o de estar sin jugadores clave, pero también deben sentir el dolor de estos resultados.

"A todos nos disgustan las pérdidas. Así son las cosas ”, dijo James. “Pero también, al mismo tiempo, tienes que mantenerte firme durante todo el proceso y entender que podemos mejorar con nuestras pérdidas, podemos mejorar con nuestras victorias. A nosotros, obviamente, no nos gustaría estar un juego por debajo de .500 un cuarto en la temporada. Pero sabemos que tenemos más espacio para mejorar, tenemos mucho más espacio para mejorar ".

Lo peor es que a lo largo de 21 partidos, los Lakers han tratado sus actuaciones desiguales como algo que era de esperar, un obstáculo necesario en su camino hacia otro título de la NBA.