El Draft de la NBA ya finalizó y los equipos pueden ya pensar en donde ubicarán a sus nuevos jugadores. Pero para eso, será clave lo que comenzará en unos días: la agencia libre. Muchos jugadores anunciaron sus intenciones de cambiar equipos y arreglar nuevos contratos más atractivos en otro destino. Por eso, ya muchas franquicias quieren dar un salto de calidad y obtener algunos de los jugadores más solicitados.

El primero en la lista no es otro que James Harden, que si bien tiene una opción de jugador para continuar con los Philadelphia Sixers y todo indica que la aceptaría, no se puede descartar que cambie de equipo si aparece una opción más tentadora.

La "Barba" dejó Brooklyn a mitad de curso y se unió a Joel Embiid para intentar lograr su primer anillo. Si bien las cosas no salieron en ese primer intento, un curso completo puede ser lo que se necesite. Pero dado lo que pagaron los Sixers por su traspaso, parece complicado que no acepten darle un contrato interesante a Harden.

Bradley Beal es otro de los jugadores que, si bien salen a la agencia libre, sería raro que no continuara en su equipo. Si bien es cierto que el presente de Washington Wizards no es el mejor, aún puede darle mucho a una franquicia que promete mejorar.

No se puede olvidar a Kyrie Irving, que cada vez está mas cerca de sellar su llegada a los Lakers. De todas formas, es tan impredecible su carrera, que no hay que dar nada por hecho y cualquier equipo puede llevárselo, incluso los mismos Nets a los que pertenece por el momento. Sin duda, Irving será uno de los atractivos, no tanto por su presente, sino por el "hype" que genera.

Otra de las joyitas del mercado será Zack LaVine, quien vence su contrato con Chicago Bulls y está en busca de un proyecto tras la decepción que tuvo a pesar de juntarse con DeMar DeRozan. Y por último, está DeAndre Ayton, el pick número uno del Draft de 2018 que, luego de que Phoenix rechazara ofrecerle el máximo el verano pasado, puede cambiar de equipo si aparece otro equipo dispuesto.