Los récords están para batirse, eso está escrito. Solo que algunas marcas en el deporte son hazañas tan grandes que parecen que nadie será capaz de poder siquiera acercarse. En el NBA pasa algo parecido, con la aparición de talentos increíbles que son los únicos que pueden soñar con alcanzar dichas marcas.

En 2015, Ray Allen jugaba sus últimos minutos en Miami Heat luego de una extensa carrera que comenzó en los Bucks, continuó en los extintos Seattle Supersonics y luego brilló en Boston Celtics, antes de recalar en Florida en 2012 para acompañar al Big 3. En todos esos años, su juego se caracterizó por una sola cosa: encestar triples. Al retirarse, no solo había bajado la marca de más triples convertidos de Reggie Miller, sino que la había superado ampliamente, dejándola en 2973, muy difícil de superar.

Pero apareció Stephen Curry para cambiar el juego. Considerado como el mejor tirador de la historia, su capacidad para anotar desde cualquier lado hizo que la NBA cambiara totalmente su estilo y el triple fuera un factor clave. Así, año tras año se fue acercando a Allen y ahora está a nada más que dos triples de alcanzarlo. Hoy, ante los Knicks en el Madison puede ser la gran noche.

¿Qué otras marcas que parecen imposibles podrían superarse algún día?

100 Puntos

Quizás, la más famosa, es la de los 100 puntos en un juego de Wilt Chamberlain. El ex jugador de los Warriors, Sixers y Lakers posee casi la mitad de los registros actuales de la NBA, y seguramente posea varios más, pero jugó en una época donde los registros escasean y además muchos aspectos del juego aún no se contabilizaban, como los tapones y robos.

En 1962 sus Warriors (aún en Philadelphia) jugaban ante los Knicks. Y Wilt se despachó con una de las mejores actuaciones individuales jamás vista. 100 puntos en su planilla, superando con creces el récord de eso momento que era de 78, logrado por él mismo. "Si me hubiera dedicado sólo al baloncesto y no hubiera salido la noche anterior, habría llegado a los 140. No fue tan asombroso", fue su análisis.

Solo pudo acercarse a esa marca otro talento, de esos que aparecen cada tanto. Un tal Kobe Bryant le anotó 81 a los Raptors, jugando para los Lakers. Diecinueve puntos menos para ser la segunda mejor marca. Quizás, las posesiones cortas y la capacidad de los jugadores de abarcar varios tiros distintos hagan que algún día, alguien pueda llegar nuevamente a 100.

55 rebotes

Sí, otra vez Chamberlain por aquí. Ahora atrapando rebotes hasta llegar a los 55 de un partido de noviembre de 1960 que midió a sus Philadelphia Warriors ante los Celtics. El jugador en activo que más capturas ha conseguido en un partido es Kevin Love, con 31. A lo largo de su carrera, Chamberlain cogió 23.924. El que más acumula entre quienes aún juegan es Dwight Howard,con 14.405. Lejísimos.

11 anillos

Las dinastías no son algo anormal en el mundo de la NBA. Equipos con una sólida base que hace mantener un plantel ganador por algunos años y, si todo sale bien, capaces de ganar algunos títulos hasta que otro equipo los frene. Pero lo de los Celtics entre los 50 y 60 fue abusivo. Tal es así, que Bill Russell logró 11 anillos de campeón jugando para Boston entre 1957 y 1968, lo cual pone a varios de ese mítico equipo en la parte alta de los poseedores de más anillos en la NBA. En épocas más recientes, el que más cerca estuvo de llegar fue Robert Horry, que entre Rockets, Lakers y Spurs llegó a siete. Un jugador debería ser parte de una dinastía demasiado dominante o tener la suerte de estar en varios equipos campeones.

73-9

Los Warriors de Curry y compañía fueron uno de esos equipos que pocas veces aparecen. Fueron los únicos en romper el récord de los Bulls de Jordan de mayor cantidad de victorias en una temporada. Los de Chicago lograron un sorprendente 72-10 que parecía imbatible... hasta 2016. Allí, Golden State pudo imponer su juego de triples y venció a casi todos logrando un 73-9 que, si bien no se pudo coronar con el anillo tras perder una increíble final ante Cleveland, entró en los libros de historia por lo difícil que será que aparezca un equipo que logre 74 victorias en 82 partidos.

38.387 puntos

En la historia de la NBA nadie ha metido más puntos que Kareem Abdul-Jabbar, que entre los Bucks y los Lakers llegó a los 38.387. De los récords más importantes de la Liga quizás sea el más a tiro. LeBron James acumula 35.787. Está a 2.600 puntos del mítico pívot. A una media de 1.300 por temporada necesitaría dos para alcanzarle. En otros tiempos, sería una cifra asequible, pero el alero de los Lakers se ha ido perdiendo partidos en las últimas campañas y está a pocos días de cumplir 37 años.