Otra noche magistral para Chris Paul y nuevo triunfo de Phoenix Suns ante Denver Nuggets. Fue paliza para el local por 123-98, un resultado que pone la serie 2-0 en las semifinales de los Playoffs de la Conferencia Oeste de la NBA.

Chris Paul sigue brillando a los 36 años. El base sumó 17 puntos, entregó 15 asistencias y no perdió un solo balón durante el tiempo que estuvo en cancha. Solo cuatro jugadores habían firmado esos números en un juego de playoffs desde que en 1977 se comenzaron a recopilar las pérdidas de balón: Magic Johnson, Jason Kidd, Johnny Moore y Norm Nixon.

"Leer el partido, encontrar a los jugadores abiertos, encontrar mi posición. Tenemos un equipo increíble, tenemos muy buenos tiradores y DA (DeAndre Ayton) ha estado increíble para nosotros", aseguró Chris Paul, que ya había tenido una gran actuación en el primer partido con 21 puntos y 11 asistencias.

"Sabíamos lo importante que era este partido. Queríamos mantener la ventaja de campo con una victoria", agregó Paul, que estuvo bien acompañado por el pívot DeAndre Ayton, que firmó 15 puntos y 10 rebotes y el escolta Devin Booker, que terminó con una planilla con 18 puntos y 10 asistencias.

Por su parte, Denver Nuggets tuvo un partido para el olvido. Nikola Jokic terminó con 24 puntos y 13 rebotes, pero los números del resto de sus compñaeros no fueron positivos. Michael Porter Jr. apenas convirtió 11 puntos, con un 3-13 en tiros de cancha y Aaron Gordon solo sumó 6 unidades.

Michael Malone, coach de los Nuggets, mostró todo su enojo por lo sucedido: "Muchos jugadores jugaron muy mal esta noche (...) Nos patearon el culo. Fue una actuación vergonzosa de principio a final", explicó. El tercer partido se disputará el viernes en Denver (Colorado).