Con su tercer partido con 9 triples en una semana, el estelar base Stephen Curry comandó este jueves la remontada de los Golden State Warriors para imponerse 104-89 a a los Cleveland Cavaliers. Curry terminó con 40 puntos, 20 de ellos en el último cuarto, ademas de 6 asistencias y 2 robos y llegó hasta los 9 triples por tercera vez en los últimos cuatro partidos de los Warriors.

Considerado el mejor lanzador de la historia, el base acumula 38 partidos con al menos 9 triples desde su llegada a la NBA. Tan solo desde abril, Curry suma 10 juegos con 9 triples, más que cualquier otro jugador en toda su carrera. A sus 33 años, el base se perfila para convertirse en las próximas semanas en el mayor triplista de la historia de la NBA, superando a Ray Allen.

 

Los Cavaliers, pese a sus numerosas bajas, llegaron con ventaja de 13 puntos (81-68) al último cuarto pero los Warriors apretaron el acelerador con un último parcial de 36-8. "El partido fue una montaña rusa los tres primeros cuartos pero estos 15 partidos (de temporada) nos han dado la confianza para remontar el partido", señaló Curry, que se encargó de 20 de los 36 puntos en el último periodo.

"Con Steph en la pista, siempre tienes una oportunidad", dijo Steve Kerr, técnico de Warriors. "Es uno de los mejores jugadores de la historia y es el mejor tirador de tres puntos de todos los tiempos. No tiene miedo y siempre es capaz de encestar así".

El joven base Darius Garland fue el máximo anotador de los Cavaliers con 25 puntos mientras el español Ricky Rubio se quedó en 10 puntos y 5 asistencias. Los Warriors siguen liderando la Conferencia Oeste con el mejor balance de la NBA (13-2) mientras los Cavaliers caen a la octava posición del Este (9-8).