Los Denver Nuggets ganaron el segundo partido de la primera ronda del playoff a los Portland Trail Blazers por 128-109, y empataron la serie 1-1, tras una actuación descomunal de Nikola Jokic, que anotó 38 puntos, 8 rebotes y 5 asistencias, reafirmando su condición de favorito para el MVP de esta temporada.

La actuación del pívot serbio de los Nuggets eclipsó los 42 puntos del máximo anotador del partido, Damian Lillard. El base encestó 9 de los 16 triples que intentó y además se apuntó 4 rebotes, 10 asistencias y 1 tapón, pero su esfuerzo fue insuficiente para llevarse el partido del lado de Portland.

Mira el resumen del partido

Por su parte, Campazzo, base de los Nuggets, fue otra vez decisivo para su equipo, con una defensa intensa y provocadora, que llegó a hacer perder los papeles en algún momento a sus rivales, y una agresividad en ataque que desequilibró los planteamientos del equipo de Portland. El argentino terminó el partido con 12 puntos, 3 rebotes, 6 asistencias, 3 robos y 1 tapón.

Una de las claves del partido fue la decisión de Michael Malone de que Aaron Gordon marcase a Lillard en la segunda mitad, después de que el base de Portland anotase 32 puntos, de los que 24 fueron a consecuencias de triples, en los primeros 24 minutos.

La apuesta de Malone funcionó a la maravilla y Lillard sólo anotó 10 puntos en la segunda mitad del partido.

Tras el primer duelo de la ronda en el que los Blazers frieron a triples a los Nuggets y se llevaron el encuentro 109-123, el equipo de Denver sabía que la única forma de ganar era parar a los tiradores de larga distancia de los de Portland.

El pasado sábado, los Blazers tiraron 40 triples y anotaron 19. Los 57 puntos de Portland desde detrás de la línea contrastaron con los 33 de los Nuggets.

Así que este lunes, los Blazers llegaron a Denver dispuestos a repetir el guión del sábado. Tras el salto inicial, el primer tiro de Portland fue un triple de CJ McCollum que subió al marcador. Pero los Nuggets salieron con la lección aprendida y Campazzo fue el primero en demostrarlo.

El base argentino se empleó a fondo en defensa y con rapidez en el ataque. La primera canasta de los Nuggets fue una entrada de Campazzo. La siguiente canasta fue otra entrada del exmadridista que culminó Jokic. Y la tercera, una asistencia del argentino a Michael Porter Jr.

En el otro lado de la pista, la presión de los jugadores de los Nuggets atragantaba a Lillard, McCollum y compañía. A falta de 6 minutos para el final del primer cuarto, el marcador señalaba un 21-9 a favor de Denver. Lillard sólo sumaba 2 puntos mientras que Jokic ya estaba en 6.

La intensidad defensiva elevó la temperatura en el Ball Arena de Denver. Un encontronazo entre el pívot bosnio de los Blazers Jusuf Nurkic y Porter Jr. terminó con una técnica para el alero de los Nuggets y otra para uno de los entrenadores de Denver. Poco después, Carmelo Anthony fue castigado con una flagrante 1 tras empujar a Jokic.

Entre tanto, los Blazers consiguieron reducir la distancia gracias a la recuperación de Lillard, que en la parte final del primer cuarto anotó dos triples.

Al final de los primeros 12 minutos, el marcador señalaba un claro 31-25 para los Nuggets.

Pero Lillard había conseguido adaptarse a la presión de los Nuggets y calentar la muñeca. En el segundo cuarto la estrella de los Blazers dio todo un recital de tiro al anotar 6 de los 8 triples que intentó y los 4 tiros libres que lanzó.

La racha anotadora de Lillard acercó a los Blazers a 4 puntos, 65-61, cuando faltaban 2 minutos para el descanso.

Los Nuggets respondieron de nuevo con más presión en defensa y agresividad en ataque, lo que les permitió cerrar el cuarto con un parcial de 8-0 y dejar el marcador al descanso en 73-61.

El tercer cuarto se resolvió con una ligera ventaja para los Nuggets, que finalmente habían encontrado la fórmula para neutralizar a Lillard. El base sólo hizo 8 puntos en el tercer cuarto, 1 triple de 3 intentos, lo que permitió a los Nuggets respirar con cierta tranquilidad y terminar el periodo con un 101-87 a favor.

Con Lillard fuera de juego, el último cuarto fue fácil para los Nuggets hasta el punto que Malone le dio un merecido descanso a Jokic que sólo jugó 4 minutos en el periodo.

Aún con el serbio en el banquillo, los Nuggets anotaron 5 puntos más en el cuarto periodo que los Blazers para dejar el marcador final en 128-109.