Una nueva era comienza para Los Ángeles Lakers. Si bien eso se había escuchado a comienzos de la temporada, el fracaso rotundo que significó no clasificar ni al Play-In, obligó a cambios drásticos en la franquicia que incluyeron hasta un cambio de entrenador.

Así llegó Darvin Ham, en reemplazo de Frank Vogel, despedido al final de la temporada regular una vez consumada la no clasificación a postemporada. Ham, de 48 años, tendrá su primera experiencia como entrenador principal, ya que hasta el momento se desempeñó como asistente.

Referido a eso, comentó en conferencia de prensa que no siente ningún tipo de presión al respecto, ya que se trata de un paso más en su carrera. Y puso como ejemplo un hecho trágico en su vida. "¿Presión? Recibí un disparo en la cabeza en 1988. Cuando eso ocurre puedes volverte temeroso o valiente. Yo decidí ser valiente".

Por eso, se puede prever que la exigencia de Ham será de un sacrificio total de todo el equipo y que lo que consiga la franquicia a nivel resultados, será en base al sistema defensivo del equipo. "Todos nos sacrificaremos aquí. Desde LeBron James, pasando por Anthony Davis, todos. Tenemos con qué hacernos fuertes de ese lado", afirmó.

Pero por lo que los periodistas estaban más expectantes era por los comentarios acerca de Russell Westbrook, uno de los jugadores más criticados durante la temporada y que no cumplió las expectativas generas por un jugador de su nivel. Sin polemizar, Ham solo tuvo palabras de elogio para el base.

"Es uno de los mejores jugadores que ha visto nuestra liga, y todavía queda mucho en el tanque. No sé por qué la gente tiende a tratar de descartarlo. Voy a esperar que sea el mismo jugador tenaz y lleno de energía que ha sido durante toda su carrera. Mucho de eso puede demostrarlo sin el balón en la mano", aseguró. Recuperar el nivel de Westbrook puede ser una pieza clave en las esperanzas de los Lakers.

Al lado de Ham estará un viejo conocido de la NBA, Rasheed Wallace, retirado en 2013 y que servirá como nexo entre el staff técnico y los jugadores por su carisma. Además, su rol será vital para el aspecto defensivo del juego y su experiencia ayudará a un equipo que perdió el rumbo durante el último curso.

Si bien hay optimismo en la franquicia con la llegada del nuevo fichaje, el escepticismo que hay crea mucha inseguridad y cada vez son más las voces que resaltan la imposibilidad de ganar con el bajón que sufrió el equipo. De todas formas, la llegada de Ham parece un acierto, solo queda ver que tal le va en esta difícil misión.